Productos escasean en Tungurahua

Al cumplirse el octavo día de manifestaciones protagonizadas por movimientos indígenas y campesinos se empieza a sentir el desabastecimiento de productos en los diferentes sectores rurales de Tungurahua.

Según los comerciantes varios son los inconvenientes que ya se evidencian como resultado de una semana de paralización, entre ellos el desabastecimiento, la pérdida de productos perecibles y otros.

Mientras tanto en los diferentes sectores rurales y pequeñas tiendas de a poco van quedando sin productos para poder vender a los moradores de sus localidades.

Realidad

Las plazas y mercados de Ambato continúan cerrados a pesar de que sus comerciantes tratan de abrir a ciertas horas, pero debido a manifestaciones no han logrado hacerlo.

Comerciantes de los mercados Modelo, Central, Artesanal, Urbina, La Dolorosa y Colón, así como la plaza Primero de Mayo no están a fin de precautelar su integridad y cuidar los productos.

Mientras tanto desde la Dirección de Comunicación del mercado Mayorista de Ambato, se informó que hoy tampoco abrirá sus puertas.

Maribel Yanzapanta, comerciante del mercado Mayorista, manifestó que a más del temor de posibles saqueos está la escasez y la falta de transporte, es por ello que decidieron cerrar en conjunto con las autoridades del centro de acopio que es el principal de la provincia.

Según la comerciante los productos que ya no llegaron al mercado fueron legumbres, hortalizas, frutas, huevos, entre otros y “como se agudizó el paro era para peor”, comentó.

Cantones

En un recorrido por los cantones del sur de la provincia se pudo evidenciar la escasez de diferentes productos, sobre todo en pequeñas tiendas, mientras que en los centros urbanos aún se tiene provisiones.

En Cevallos, por ejemplo, normalmente se desarrolla la feria los jueves tanto en el mercado Central como en los centros comerciales, donde se evidenció una concurrencia masiva de ciudadanos de diferentes sectores para lograr en algo abastecerse de productos de primera necesidad.

Segundo Chiluisa, de 48 años, manifestó que en la tienda de su barrio ya no hay productos y por ello tuvo que trasladarse al centro cantonal para realizar sus compras.

“No hay todos los productos, algunos incluso ya están más caros”, dijo al tiempo de recalcar que la feria duró hasta cerca de las 11:00 y ya que la gente acudió masivamente y los productos de a poco se terminaron.

En Quero el comercio solo se desarrolla en horas determinadas en la mañana y en la tarde, aunque supuestamente si existen productos, los comerciantes advierten que las provisiones no durarán mucho.

De igual forma en Tisaleo las tiendas y micromercados abren dos horas en la mañana y dos en la tarde para que la población pueda desarrollar sus compras, sin embargo, también va terminándose los productos. (Diario La Hora) 

Tome nota

Uno de los problemas es la trasportación de alimentos para abastecer a centros poblados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *