Los Isaías desisten de demandar al Estado por USD 2.000 millones

Los exaccionistas de Filanbanco, William y Roberto Isaías Dassum, desisten de la demanda al Estado ecuatoriano por USD 2.000 millones. Así lo refleja un escrito ingresado a la Función Judicial, firmado por el abogado Ricardo Noboa.

El defendor de los heramnos Isaías, radicados en Miami, Estados Unidos, señala que la decisión de desistir de la demanda se tomó luego de que la Corte de Justicia de Guayas negó la apelación de la Procuraduría a la sentencia del juez Johnny Lituma, que ordenó la devolución de los bienes de la familia.

Los Isaías alegaban en su demanda al Estado “ilegales incautaciones” ordenadas el 8 de julio de 2008 por la entonces Agencia de Garantía de Depósitos (AGD) para cubrir las pérdidas de Filanbanco.

“La Sala Constitucional de apelación ratificó la sentencia del juez de primera instancia (Lituma) y ordenó la devolución de bienes y reparación de daños. Entonces no tiene sentido seguir una demanda civil por los mismos daños”, dice Noboa.

En su momento, una auditoria internacional estimó en 661 millones de dólares los bienes incautados por el Estado a los hermanos Isaías, pero su defensa asegura que lo confiscado sobrepasó ese valor.

«Tenían que incautarse bienes por 661 millones de dólares, pero incautaron hasta el viento: empresas, autos, casas, haciendas, cartera por cobrar, y no hicieron jamás ningún inventario», denunció Noboa.

La Función Judicial ya notificó la decisión de los hermanos Isaías de no demandar al Estado al gerente del Banco Central, Guillermo Avellán.

Las partes deberán presentarse el próximo el 28 de septiembre de 2022, a las 11:00 en el Tribunal Distrital de lo Contencioso Administrativo, con sede en Guayaquil, donde se realizará el reconocimiento de la firma y rúbrica por este desistimiento, según consta en el documento.

Cuando se incautaron los bienes a los hermanos Isaías, en julio de 2008, la Asamblea Constituyente de Montecristi ratificó la validez de la resolución de la AGD.

El mandato constituyente número 13 prohibió a la justicia aceptar acciones legales en contra de esa decisión.

Jorge Zavala Egas, otro abogado de los Isaías, ha explicado que «la decisión judicial es la de reparar los daños ocasionados con el proceso de incautaciones, que fue declarado como vulnerador de derechos por parte del Comité de Derechos Humanos de Ginebra».

Y aclaró que la restitución de los bienes se ordenó para aquellos que no hayan sido vendidos por el Estado. «Los bienes que ya fueron enajenados o cedidos a tercerceros, esos no se ha ordenado restituir».

El caso Filanbanco se inició con el salvataje bancario de 1998, cuando se acusó a los hermanos Isaías de desviar a operaciones prohibidas el dinero entregado por el Banco Central.

Su juicio duró más de dos décadas, pero finalmente en mayo de 2021, mediante un recurso extraordinario de revisión, la justicia ecuatoriana determinó que no cometieron peculado. (DIARIO CORREO)