Así es la sala de San Jorge, el suntuoso escenario elegido por Putin para firmar la anexión de las cuatro provincias de Ucrania

Putin reconoció este jueves la independencia de las regiones sureñas ucranianas de Jersón y Zaporiyia, paso previo a su anexión por parte de Rusia. El presidente ruso firmó el decreto sobre la base de los recientes referendos ilegales en los que una mayoría de votantes apoyó separarse de Ucrania e incorporarse a la Federación Rusa.

Según informó el Kremlin, la próxima semana las dos cámaras del Parlamento ruso aprobarán la adhesión, tras lo que Putin la promulgará, como ocurriera en 2014 con la anexión de la península de Crimea.

Pero antes, Putin se hará la foto. Este viernes formalizará la anexión de los cuatro territorios ucranianos con la firma de los correspondientes tratados durante una ceremonia solemne. Será en una de las más suntuosas salas del Gran Palacio del Kremlin, construido entre 1838 y 1850.

La sala más grande y suntuosa del Kremlin

Se trata de la sala de San Jorge del Gran Palacio del Kremlin, un escenario diseñado para ensalzar las glorias militares de Rusia. Fue en esta sala también, donde el 18 marzo de 2014 Putin firmó los tratados de anexión de la península ucraniana de Crimea y su puerto de Sebastopol.

La sala de San Jorge es una de las cinco salas para recepciones de la residencia oficial del presidente ruso y la más grande de todas ellas: 61 metros de largo, 20,5 de ancho y 17,5 metros de altura. Aquí se celebran recepciones solemnes y se organizan festejos en honor a los veteranos de la Gran Guerra Patria.

<img src="https://imagenes.20minutos.es/files/article_default_content/uploads/imagenes/2018/02/26/646193.jpg" alt="<p>Kremlin.

Gran Palacio del Kremlin.

Recibe su nombre de la orden militar San Jorge, la más prestigiosa en el Imperio ruso. Porque, como en una metáfora de los tiempos y las ambiciones de Putin, todo el Kremlin y también esta sala fue dispuesto por el zar Nicolás I (1796-1855).

Cuando se diseñaba el Gran Palacio el zar estableció que sus salas fueran dedicadas a las órdenes militares del Imperio y engalanadas con sus distintivos y los colores de las cintas de estos. Así, la decoración de la sala de San Jorge está consagrada a la gloria militar rusa.

Bajo las lámparas de la sala de San Jorge del Kremlin, las placas de mármol con el nombre de los héroes militares rusos.
Junto a las ventanas, las placas de mármol con el nombre de los héroes rusos.

Los héroes y las glorias de la Gran Rusia

En cada una de sus columnas reposa una estatua alegórica, encarnación de la victoria de las armas rusas. La bóveda semicircular de la sala se apoya en gruesos pilotes y en el espacio que los separa se ven placas de mármol. En cada una de ellas están escritos con letras de oro los nombres de los héroes y las unidades militares que se cubrieron de gloria en los combates.

La última inscripción de la sala de San Jorge antes de la revolución bolchevique de 1917 data de 1885 y solo después de la guerra con Georgia en Osetia del Sur, en 2008, se retomó la tradición imperial.

Sala interior del Gran Palacio del Kremlin.
Sala interior del Gran Palacio del Kremlin.

Acabada la Segunda Guerra Mundial, fue en este lugar donde Stalin agasajó a los jefes militares que participaron en la parada de la victoria sobre la Alemania nazi. El desfile tuvo lugar en la plaza Roja el 24 de junio de 1945, un mes y medio después de la capitulación de Berlín.

En 1961, Nikita Kruschov eligió la sala de San Jorge para dar una gran recepción en honor de Yuri Gagarin, el primer ser humano en volar al espacio.

Fuente: 20minutos.es