Gritos e insultos durante decomisos

Varios agentes de la Unidad de Control del Municipio de Ambato realizaron operativos e inspecciones del informalismo, la tarde de ayer.

Los uniformados recorrieron los alrededores de los mercados Central y Modelo.

Las vendedoras estuvieron alertas a la llegada de los uniformados, ya que empezaron a recoger sus productos que estaban en la acera y guardarlos dentro de locales de comercio.

Mientras que, los agentes recorrían cada espacio, los vendedores que no alcanzaron a guardar la mercadería empezaron a gritar e insultar a los gendarmes.

Los productos que eran encontrados en las aceras fueron decomisados y llevados en el vehículo de la entidad.

Algunos ciudadanos que observaron la acción, indicaron que deberían aplicar otras medidas, ya que la idea es no afectar a los informales, que en su mayoría son de la zona rural y viven de la venta de sus productos.

“Los policías deberían realizar una primera advertencia en el momento en que salen a los operativos y al segundo recorrido realizar los decomisos, ya que ahí sí es válido la acción que aplican”, dijo Emilia Sandoval, jubilada.

Informalidad se solucionaría a corto plazo

El alcalde de Ambato, Javier Altamirano, anunció que se trabaja en una propuesta en conjunto con la Policía Nacional para coordinar acciones que permitan la disminución del comercio informal en la ciudad.

Asimismo, indicó que ha conversado con varios de los vendedores, quienes han accedido a una reubicación en las diversas plazas y mercados.

Sin embargo, señaló que los comerciantes que no desean acatar las disposiciones se verá obligado a intervenir para lograr que la urbe ambateña mejore su imagen y orden.

Recalcó que máximo en tres semanas se aplicará la propuesta e insistió que actuará con ‘mano dura’ con quienes no quieran poner en práctica las ordenanzas.

“Vamos generando esas acciones que permitirán paulatinamente mejorar la imagen de la ciudad”, recalcó la autoridad municipal.  (DIARIO EL HERALDO)