¡Siete mujeres han sido asesinadas en lo que va de 2022!

En la provincia de El Oro en lo que va del año se han registrado 220 muertes violentas y siete son mujeres, uno fue considerado femicidio.

La primera mujer asesinada en este año fue el 29 de enero. Kristy Pamela Pindo Cuenca, de 22 años, recibió al menos seis impactos de bala, por un sujeto que se subió al bus de la cooperativa Oro Express que cubría la ruta Barbones – El Guabo.

La fémina que vestía con una gorra, quedó sin vida en el asiento del bus, mientras que los pasajeros salieron de la unidad para pedir auxilio. Llamaron al ECU 911, quien coordinó una ambulancia, los paramédicos llegaron, pero solo confirmaron el deceso de la joven.

Según testigos, dos sujetos que se movilizaban en una motocicleta procedieron a interceptar al bus a la altura del sitio Tillales, a pocos metros de la vía Panamericana, el bus para su para su marcha y uno de los sujetos que iba en la motocicleta procede a subirse al bus rápidamente y se dirige al asiento donde estaba Kristel Pindo quien recibió varios impactos de bala uno de ellos en la cabeza.

Inmediatamente el asesino se bajó del bus, se subió a la motocicleta donde lo esperaba su compinche, para luego huir con rumbo desconocido.

PUERTO BOLÍVAR

El 21 de febrero una ráfaga de disparos causó pánico entre los comensales de un comedor ubicado en la avenida Dr. José Ugarte Molina, a menos de dos cuadras de la Unidad de Policía Comunitaria (UPC) del malecón de Puerto Bolívar.

La Policía informó que un hombre y una mujer extranjera fueron asesinados al estilo sicariato.

Los sujetos armados que se movilizaban en dos motocicletas realizaron los disparos en pleno movimiento y el primer cuerpo que cayó corresponde a Nahim Noboa, mientras que su acompañante pedía auxilio, los moradores del sector le prestaron ayuda para trasladarlo a una casa de salud donde falleció después de varios minutos.

FEMICIDIO

Zaida Jazmín Soriano Macías murió luego de recibir puñaladas por parte de su conviviente.

Carlos González, está llamado a juicio por este crimen.

Familiares manifestaron que hace meses Soriano y González se separaron debido a que él era celoso y siempre la agredía físicamente. Sin embargo, la pareja, que procreó cuatro hijos, volvió a reencontrarse y se estaban reconciliando, incluso la noche del sábado fueron al concierto de Los Adolescentes, en Puerto Bolívar.

Además estuvieron consumiendo bebidas alcohólicas y en horas de la madrugada del 31 de abril fueron a la vivienda ubicada en el barrio El Condado, este de Machala. El hombre se quedó a dormir en la casa.

Cerca de las 10:20 del sábado es cuando moradores escucharon que los dos peleaban y, que los hijos de ellos gritaban. Ante esto, alertaron del caso de violencia intrafamiliar al ECU-911, que coordinó la emergencia con Policía Nacional.

Testigos indicaron que uno de los hijos logró salir de la vivienda y fue a pedir ayuda a la tía, que es hermana de la occisa, quien al enterarse que en primera instancia el ciudadano intentaba asfixiar a la víctima, fue a defenderla.

Para cuando la familiar llegó a la casa, Soriano ya presentaba algunas heridas en su cuerpo y de su cuello emanaba abundante sangre.

Ella intentó ayudar a su hermana y le pidió al sospechoso que la deje llevarla a un hospital, pero el acusado también intentó ahorcarla y le metió los dedos a la boca para evitar que grite.

Luego González ingresó al cuerpo para sacar un gas pimienta que le lanzó en los ojos y se encerró en el cuarto, donde con una cuerda intentó quitarse la vida; sin embargo, llegó el hijo mayor a tiempo y logró cortarla, así le salvó la vida.

Mientras que hasta el lugar arribó una ambulancia del Municipio de Machala y el médico confirmó que la fémina no tenía signos vitales.

PAREJA BALEADA

EL 28 de mayo, en las calles Circunvalación Norte y avenida Bolívar Madero Vargas, oeste de Machala, se registró un doble crimen.

Personal de la Policía informó que dos sujetos a bordo de una moto les propinaron varios disparos a las víctimas.

El coronel Cristian Proaño, jefe del Distrito Machala de la Policía, informó que el conductor del vehículo trató de escapar cuando fue atacado por los presuntos sicarios, pero habría recibido al menos siete disparos.

En el asiento del acompañante fue hallada una mujer sin vida, cuyo cuerpo presentaba también varios impactos de bala. Mientras que, en la parte trasera de los asientos, fue hallada un menor de tres años de edad que salió ilesa.

Según testigos, la pareja fue interceptada por dos sujetos armados que se movilizaban en moto. Luego de asestar los disparos a las víctimas, huyeron del lugar.

Las víctimas fueron identificadas como Alfredo Enrique Flores Bueno, de 22 años, y Jessenia Mishel Ochoa Suquilanda, de 23 años, ambos de nacionalidad ecuatoriana.

MADRE E HIJO

El 4 de junio, signos de tortura presentaban los cadáveres de Edder Washintong Valdiviezo Gallardo, de 40 años y su madre Martha del Pilar Gallardo Valarezo, de 66.

Esta doble muerte violenta se registró en las calles Bolívar y Fulton Franco, al frente del Coliseo 3000 y a menos de una cuadra del ECU – 911, en Machala.

Un familiar manifestó que Gallardo llegó a su domicilio luego de cumplir su jornada laboral. Su objetivo era cambiarse de ropa e ir a practicar deporte con sus amigos como tenía por costumbre todos los viernes.

Después de que entró a la casa, escuchó que golpearon la puerta principal y al salir a ver de quiénes se trataba, observó a dos sujetos que empujaron la puerta e ingresaron a la fuerza.

Al escuchar el ruido, las dos menores de edad, de 3 y 9 años, que son hijas de Gallardo, corrieron hasta un dormitorio adonde se escondieron.

Mientras que al hombre y a su madre los amarraron de pies y manos, luego fueron golpeados y estrangulados con un cable de luz. En sus cuerpos se notaban las señales que fueron torturados.

Cerca de las 19:00 llegó un familiar al que le pareció extraño que la puerta principal esté abierta, entonces ingresó y encontró a las dos menores en estado de shock, ellas no podían ni hablar.

Al ver a los dos cuerpos, llamaron al ECU – 911 y en pocos minutos llegó una ambulancia, que confirmó que Gallardo estaba sin vida, mientras que la adulta mayor tenía signos vitales débiles, por ello, fue trasladada al hospital Teófilo Dávila, donde se confirmó que había ya fallecido.

CENTRO DE MACHALA

EL 9 de junio, Arlyn Esther Cortez Montaño de 44 años de edad, fue asesinada de cuatro impactos de bala mientras esperaba un bus urbano en la calle Guabo y Guayas, en el centro de Machala.

El hecho sucedió a las 15:20 de ese sábado. Los testigos vieron a un hombre que se acercó a la mujer que estaba parada en la vereda, sacó su arma y le propinó disparos en la cabeza.

El sicario corrió con dirección a la calle Guayas donde lo esperaba su compinche con la motocicleta encendida y huyeron con rumbo desconocido.

Paúl Villavicencio, jefe de la policía del Distrito Machala, informó que la mujer tenía cuatro impactos de bala, la mayoría en su cabeza. Aseguró que no poseía antecedentes penales, por lo que los equipos de la Dirección de Muertes Violentas (Dinased) están investigando para encontrar una línea investigativa que les permita esclarecer este nuevo hecho violento.

VÍA LA PRIMAVERA

La colombiana Jhoana Méndez y el machaleño Richard Contreras, alias Charry, fueron encontrados sin vida dentro de fundas entre la maleza de una carretera de segundo orden, en la vía La Primavera, en Machala.

Aproximadamente a las 07:00 del domingo 10 de julio, unos trabajadores de una empresa de hielo fueron los primeros en revisar los envoltorios.

“Cuando abrí vi que estaban unos brazos. Me asusté mucho y le dije a mis compañeros” mencionó un obrero, quien solo quiso que se lo identifique como José.

Una fuente policial indicó que el cuerpo de la mujer estaba completo dentro de una funda; mientras que el cadáver del joven fue cercenado: le cortaron los brazos, las piernas y la cabeza.

La Dinased señala que la muerte violenta estaría relacionada al microtráfico de drogas. (DIARIO CORREO)