La trama familiar tras el secuestro del bebé en el Monasterio de Piedra: implicados el padre y los abuelos, y se busca a otro sospechoso

El secuestro de un bebé de 13 meses llevado a cabo en el estacionamiento del Monasterio de Piedra, en Nuévalos, Zaragoza, sigue causando revuelo. La Guardia Civil detuvo al padre del menor, a los abuelos paternos y a un amigo de la familia por estar implicados en el secuestro, que forma parte de una elaborada trama familiar, según informó El Heraldo de Aragón.

La sustracción del menor se produjo el pasado jueves en torno a las 18.40 horas cuando el bebé se encontraba con su madre en el estacionamiento del monasterio. El padre y el abuelo del niño se acercaron a la mujer y tras forcejear con ella se llevaron al bebé y huyeron en un turismo. La madre, quien está embarazada de seis meses, resultó herida y quedó tirada en el suelo. Posteriormente, fue trasladada al hospital.

Tras investigar, la Guardia Civil tuvo conocimiento de que los secuestradores probablemente se encontraban en la localidad madrileña de Parla. Al día siguiente del secuestro, los agentes detuvieron al padre, al abuelo y al amigo de la familia en dicha vivienda y recuperaron al niño. Esa misma tarde, también detuvieron a la abuela.

Elaborada trama familiar

Las investigaciones revelaron que el secuestro fue planificado por la familia paterna del bebé y que incluso contaron con el asesoramiento de un abogado, que estaba al tanto de lo que pretendían hacer.

El padre, tras descubrir donde se hallaba su expareja, viajó a Zaragoza para llevar a cabo su plan. Secuestraron al bebé y una vez en Parla se alojaron en la vivienda del amigo, quien también les había proporcionado la infraestructura necesaria para ocultar a los autores del secuestro. De hecho, hasta contaban con una coartada para evitar ser localizados.

El amigo también les proporcionó el coche que utilizaron para cometer el delito, un garaje donde estacionarlo y un móvil para que pudieran comunicarse con otros miembros de la familia. Además, el amigo se encargaría de comprar todo lo necesario para el cuidado del menor.

La abuela paterna proporcionaría la ayuda económica necesaria para cuidar al menor y se mantendría en contacto con el abogado para informarle de todo lo que ocurriera. Este también les ayudaría a eludir a la justicia.

Un tío paterno del bebé se encargaría de editar  y manipular unas imágenes para que pareciera que la madre había dejado al niño con su padre y que posteriormente se había arrepentido de hacerlo.

Delitos imputados

Al padre, autor material de los hechos, se le imputa por los presuntos delitos de pertenencia a un grupo criminal, sustracción parental de un menor de edad, violencia de género y lesiones graves.

Al abuelo, también autor material de los hechos, se le investiga por los delitos de pertenencia a un grupo criminal, sustracción parental de un menor de edad y lesiones graves.

A la abuela y al amigo de la familia se les imputa por un delito de pertenencia a una organización criminal y por la sustracción parental de un menor de edad.

La Guardia Civil continúa investigando los hechos y intenta localizar a una quinta persona que también habría participado en el secuestro del niño. Los cuatro detenidos fueron puestos a disposición judicial y el padre y el abuelo fueron ingresados en prisión.

Fuente: 20minutos.es