‘Huaquillas es el santuario del crimen organizado’

Huaquillas.- Para el coronel Mario Pazmiño, quien fue director de Inteligencia y actualmente es consultor en temas de seguridad, inteligencia y estrategia, habló con Diario Correo sobre el tema de la inseguridad que se está viviendo en el país y en especial El Oro.

Pazmiño explicó que en el país existe ocho santuarios del crimen organizado, uno de ellos está en Huaquillas. Él llama santuarios a esos ocho poblados, donde el crimen organizado va reinando y el Estado ha perdido el control de controlar a las bandas organizadas que causan zozobra en la población.

“Un santuario del crimen organizado, es cuando el Estado pierde el control indirecto del territorio y ahí más rige (mandan) las organizaciones delictivas. Por ejemplo, el Estado no puede controlar todo lo que sucede en el Canal de Zarumilla, porque ese es un control que tienen las organizaciones que realizan el contrabando, al hablar de contrabando no solamente hablamos de productos, sino, de tráfico de drogas, armas, explosivos y municiones”, dijo el experto en seguridad.

Abordó el tema de la droga, asegurando que por territorio ecuatoriano ingresa más cantidad de droga desde el año 2000 a la fecha y esto se debe a que se ha incrementado el vector que queda en Nariño y la provincia de Esmeraldas, por donde sale el 75% de la producción de cocaína de Colombia, ingresado al Ecuador el 37,5% (700 toneladas).

Además, manifestó que por el Puerto de Guayaquil sale el 52% de las 700 toneladas de droga que ingresan al país, 35% por el Puerto de Manta, 10% por Puerto Bolívar y 3% por el Puerto de Esmeraldas

Por ello, Pazmiño dijo que nuestro país se ha convertido en menos de dos décadas en un santuario del crimen organizado, donde ya existen áreas controladas.

Indicó que los santuarios se encuentran ubicados en: Esmeraldas, Sucumbíos, en el límite de Manabí y Los Ríos, en Guayas y Huaquillas.

Explicó que se habla de un santuario del crimen organizado transnacional en el que operan dos carteles mexicanos, Sinaloa y Jalisco Nueva Generación, así como grupos armados colombianos y megabandas locales en proceso de mutación que se están transformando en carteles.

MUERTES Y ATENTADOS

El cantón Huaquillas es la segunda ciudad más violenta de la provincia de El Oro en Ecuador, registra al menos 53 muertes violentas en lo que va del año, convirtiéndose en una de las más violentas. En balaceras, en robos, víctimas de sicarios, en riñas o en ajuste de cuentas, además, está aumentando las extorsiones.

La ola de violencia ha sumergido a los habitantes del citado cantón a vivir intranquilos. El viernes 14 de octubre, la Policía fue víctima de un atentado. Delincuentes colocaron artefactos explosivos y dejaron mensajes de intimidación. “Vamos a matar al coronel si no sueltan a mi gente, Att. “Los Peches”, decía el escrito. Otro mensaje intimidatorio está firmado por Los Choneros.

Justamente, el jueves 13 de octubre, un día antes del ataque, la Policía y la Fiscalía realizaron un operativo en El Oro y detuvieron a 16 presuntos integrantes de otra organización delictiva.

Según la Policía, los detenidos en ese operativo eran sospechosos de extorsión con modalidad “vacunas”. Con amenazas exigían de $1.600 a $4.000 para no atentar contra las víctimas en Guayas, Manabí, Pichincha, El Oro y Sucumbíos.

El atentado contra una dependencia policial se registró la madrugada del 14 de octubre de 2022. Según información, sujetos a bordo de una camioneta llegaron al sitio, y lanzaron el explosivo en el cerramiento de la instalación policial.

Tras el atentado al comando policial de Huaquillas, en El Oro, la Fiscalía abrió una investigación e hizo el reconocimiento del lugar, el levantamiento de indicios y una inspección ocular, con el fin de esclarecer el caso.

Para Pazmiño, esa es una muestra de la pérdida de control de territorio de parte del Estado ecuatoriano.

“Es una pérdida de control en esa zona (Huaquillas), cuando hay ataques puntuales contra estructuras gubernamentales, es porque quieren ampliar el santuario o quieren consolidarlo para que esté bajo el control del crimen organizado”, dijo el consultor de seguridad.

Dijo que la actividad del narcotráfico debía contar necesariamente con megabandas locales. Estas fueron tercerizadas y pasaron a formar parte rápidamente de la infraestructura delictiva.

Otra consecuencia frente a las más de dos décadas de penetración y de colaboración de diferentes funcionarios con estos grupos, es que Ecuador sea catalogado como país procesador y ratificado como plataforma internacional de distribución de narcóticos, (como nos cataloga la administración del presidente Joe Biden), con altísimos niveles de inseguridad, violencia, corrupción e improvisación gubernamental.

Considera que se debe militarizar los puertos y aeropuertos del Litoral, considerados como las plataformas internacionales de distribución de drogas. (DIARIO CORREO)