Por cada bus urbano se debe pagar 50 dólares mensuales a extorsionadores

Los choferes de decenas de buses urbanos están asustados en Guayaquil.

Hombres armados que se hacen pasar como miembros de una banda delictiva los han amenazado.

Los delincuentes aducen que es para brindarles seguridad y para que puedan trabajar.

Durante la tercera semana de este mes de noviembre, a cuatro unidades de la línea 116 se le dispararon los parabrisas.

Los choferes están asustados ya que los malhechores han afirmado que en la próxima ya no será los buses sino que empezarán a disparar a los conductores.

Como medida de chantaje los delincuentes han ido a las estaciones donde paran las unidades a tomarles fotografías.

Los dirigentes de la compañía no habían cedido a los chantajes, pero ahora acudieron a la Fiscalía y Policía ante las amenazas de muerte.

Los socios de la cooperativa aseguran que los extorsionadores les piden 50 dólares mensuales por unidad cada mes y que ellos no han denunciado por temor a represalias.

En las últimas semanas varias unidades de buses urbanos de Guayaquil han sido asaltados, e incluso los delincuentes actúan en grupo de diez o más.

El presidente de la Federación de Transportistas Urbanos del Ecuador, Christian Sarmiento, confirmó a El Comercio que las vacunas, como se conoce a las extorsiones, llegaron a Guayaquil hace algunos meses.

Con la decisión de ceder ante las amenazas, varios grupos de transportistas prefieren ceder y pagan las extorsiones.

El gremio de transportación urbana ha pedido que se les brinde resguardo policial al momento de circular por varios sectores de Guayaquil. (EL DIARIO)