Ucrania inicia la evacuación voluntaria de Jersón ante el riesgo de bombardeos rusos y por la llegada del invierno

Jersón, una ciudad que ha sido recientemente reconquistada por las tropas ucranianas, ahora mismo se encuentra sin servicios básicos. No tiene agua corriente ni electricidad. Debido a la posibilidad de que continúen los bombardeos rusos contra infraestructuras ucranianas y por la llegada del invierno, las autoridades ucranianas han ofrecido a los habitantes de esta ciudad la posibilidad de ser evacuados en dirección a otras bajo control del Gobierno de Kiev.

Los portavoces militares afirman que no se trata ni de una evacuación forzosa ni de una evacuación masiva. En autobús y tren, la población civil abandona Jersón, cuyas condiciones actuales hacen imposible resistir el duro invierno que se avecina.

Este martes, la vice primera ministra, Irina Vereshchuk, informó en redes sociales un mensaje dirigido a las personas más vulnerables (niños, mayores y enfermos) explicando cómo podían salir de la ciudad. «Pueden ser evacuados durante el invierno a regiones más seguras del país«, añadió. 

Rusia ha atacado en varias oleadas las infraestructuras civiles de producción de energía ucraniana, lo que ha provocado numerosos cortes de electricidad y ha dejado a una gran parte de la población sin luz ni calefacción. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha avisado esta semana de que la población afronta un invierno difícil y que en los hospitales falta combustible, agua y electricidad. 

Jersón está además expuesta a los ataques rusos desde el otro lado del río Dniéper, la orilla oriental. El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, ha declarado que se hace «todo lo posible» para «reducir el potencial de combate de los ocupantes y eliminar su capacidad para bombardear».

«Paso a paso, llevaremos al ejército ruso a nuevas derrotas, y ningún bombardeo de Jersón ni de ninguna de nuestras ciudades ayudará a los ocupantes», ha afirmado.

Ucrania crea puntos de ayuda a la población ante los apagones

Zelenski anunció también este martes la creación de una red de 4.000 «puntos de invencibilidad» en todo el país para atender los servicios básicos de los ciudadanos en caso de apagones prolongados en el suministro eléctrico. 

«Si vuelven a producirse ataques rusos masivos y si se entiende que el suministro de electricidad no se puede restablecer en unas horas, se activará el trabajo de los ‘puntos de invencibilidad‘: todos los servicios básicos estarán allí», ha explicado el presidente ucraniano. 

Estos puntos, abiertos las 24 horas del día, facilitarán a los ciudadanos afectados el acceso a «electricidad, comunicaciones móviles e internet, calefacción, agua y un botiquín de primeros auxilios».

Acusan a Rusia de bombardear una maternidad en Zaporiyia

Este miércoles, todas las regiones ucranianas han vuelto a declarar la alerta antiaérea por ataques contra infraestructuras eléctricas y de suministro de agua. También se ha informado de explosiones en la capital, Kiev, donde al menos tres personas han muerto. 

Ucrania ha denunciado así mismo un ataque ruso contra un hospital de maternidad en la región de Zaporiyia, que habría causado la muerte de un bebé recién nacido. 

«Por la noche, los ocupantes dispararon enormes misiles contra una pequeña sala de maternidad del hospital de Vilniansk. El dolor llena nuestros corazones: un bebé recién nacido murió», ha informado en redes sociales el jefe de la Administración Estatal Regional, Oleksandr Staruj

Zelenski ha acusado a los rusos de «terrorismo» por este ataque, que de momento no ha podido ser confirmado por otras fuentes. 

Zaporiyia es una de las cuatro regiones de Ucrania que Rusia se ha anexionado recientemente junto con la vecina Jersón y Lugansk y Donetsk, estas últimas en el este del país, aunque Moscú no controla totalmente ninguna de ellas.

Fuente: rtve.es