Rehabilitación del complejo matriz de la Contraloría significó USD 22.2 millones

QUITO.- Los 1.200 funcionarios de la Contraloría General del Estado iniciaron el proceso de retorno a sus instalaciones que fueron afectadas por el incendio registrado en octubre de 2019. Pero este traslado concluirá en marzo de 2023, y la rehabilitación de las tres torres del complejo matriz costó USD 22.2 millones, de los cuales el Estado tuvo que cubrir USD 10.1 millones.

El contralor subrogante, Carlos Riofrío González, este 30 de noviembre, invitó a la prensa un recorrido por las instalaciones del edificio matriz, que tendrá características de edificio inteligente por la sincronización de todos los sistemas tanto mecánicos, electrónicos, eléctricos y la parte arquitectónica, volviéndolo más funcional.

La rehabilitación comprendió obras en dos edificaciones: La primera, en los bloques A y B, ubicados sobre las avenidas Juan Montalvo y 6 de Diciembre, a cargo de la contratista española Puentes y Calzadas Infraestructuras S.L., con un valor de USD 12.1 millones, que fue cubierto en su totalidad con la póliza de seguros que mantenía vigente la institución con la aseguradora La Unión.

La segunda, en el bloque D, ubicado sobre las avenidas 6 de Diciembre y Tarqui, a cargo del Cuerpo de Ingenieros del Ejército, con un costo de $10.1 millones, entregados por Estado ecuatoriano. Esto porque a la fecha de los incidentes que provocaron el incendio (octubre de 2019), la construcción de este edificio estaba por concluirse, por lo no se habían suscrito las actas entregas recepción definitivas; y, por lo tanto, se encontraba bajo la administración y custodia del Cuerpo de Ingenieros.

El edificio fue destruido el sábado 12 de octubre de 2019, en la víspera al cese negociado de las manifestaciones indígenas, que duraron once días, en contra de las medidas económicas como la eliminación del subsidio a los combustibles. El informe final de daños, con el detalle y valoración, cuantificó las pérdidas en $ 13’017.568.

Las afectaciones en el 2019 incluyeron ingreso de manifestantes que propiciaron la quema parcial del edificio, a diferencia de 2022 las afectaciones se hicieron en la parte externa del inmueble, según José Luis Aroca, jefe de reconstrucciones del Cuerpo de Ingenieros del Ejército. (DIARIO CORREO)