Tras una discusión el guardia de una hacienda fue asesinado

SANTA ROSA.- “No me maten” fue lo único que alcanzó a gritar Yolmert Monserrate Aveiga Zambrano, de 49 años, antes que fuera asesinado por sujetos que le dispararon.

Esta nueva muerte violenta ocurrió cerca de las 05:00 de este sábado en la hacienda San Agustín ubicada en la vía Panamericana, en el trayecto Santa Rosa – Arenillas.

Un menor de edad descansaba cuando se despertó al escuchar que llegaron tres sujetos a buscar a su padre y por causas aun no determinadas comenzaron a discutir.

De pronto, su progenitor gritó “no me maten” y segundos después escuchó algunas detonaciones, por ello, se asomó a la ventana y se percató que los individuos corrían hacia la vía principal.

Luego observó que Aveiga estaba en el suelo sin moverse y en ese momento en medio de la desesperación y el temor que los asesinos regresen logró llamar a un familiar.

Para cuando llegó el personal de la Policía Nacional confirmó que el hombre, que se encontraba en el suelo de tierra y piedras no presentaba signos vitales.

Inmediatamente el área fue acordonada y en la hacienda, donde el occiso laboraba como guardia y estaba encargado de cuidar el ganado, solo se le permitía el ingreso a los familiares y la policía.

Un informe policial detalla que la víctima registraba antecedentes penales por los delitos de tenencia de armas no autorizadas, robo y asesinato.

Además, en el lugar se registró un atentado, pues sujetos en poder de armas de fuego llegaron a realizar dos disparos en la vivienda, situación que nunca fue investigada.

En el lugar del crimen, Criminalística logró levantar siete indicios balísticos que serán analizados con el objetivo de determinar el arma de fuego utilizada para el crimen.

Extraoficialmente se conoció que los tres individuos tenían el objetivo de robar ganado; sin embargo, el fallecido en su intentó de impedirlo recibió los disparos. (DIARIO CORREO)