Cábalas y tradiciones impulsan ventas de fin de año

A cinco días para que finalice el 2022, la actividad comercial toma impulso con la compra de prendas de vestir, artículos e implementos que las personas utilizan o consumen la noche de fin de año. Ropa interior de color amarillo, uvas y cerezas están entre los productos con mayor demanda.

Los mercados y almacenes se han abastecido este mes para dar atención a los usuarios. El color amarillo y rojo resalta en los escaparates de lugares como el Centro Comercial 9 de Octubre y zonas aledañas, así como en el Mercado El Arenal.

Ropa

“La gente suele comprar ropa nueva para recibir el nuevo año, entre esto existe la tradición de adquirir la ropa íntima amarilla y roja. La amarilla está relacionada con la abundancia, el dinero, el trabajo y la felicidad como una señal de bonanza», explica Zonnia Suárez, comerciante del Mercado El Arenal desde hace 30 años.

«LA LENCERÍA ROJA SE ASOCIA A LA PASIÓN Y AL AMOR YA SEA DE FAMILIA O DE PAREJA”.Zonnia Suárez, comerciante del Mercado El Arenal.

Elena, quien observa los diseños que se exhiben, señala que en su familia se cumple esta tradición “Sobre todo, si el año que termina ha sido adverso, se debe poner la ropa interior al revés para recibir el nuevo año”, dice la mujer.

Las ofertas promociones marcan la venta de lencería femenina y masculina. Margarita Lalbay, comerciante del Centro Comercial 9 de Octubre, explica que las mujeres son quienes más adquieren las prendas amarillas y rojas.

Los precios de las prendas íntimas van desde un dólar en adelante, según al diseño y la calidad.

Los vendedores señalan que, desde el miércoles previo al fin de año, el comercio incrementa. Sin embargo, los días en que se espera mayor demanda son el 29, 30 y 31 de diciembre.

Uvas

Entre los productos más apetecidos están también las cerezas y las uvas, debido a la tradición de comer estas frutas a la medianoche del 31 de diciembre.

“Según las creencias, consumir 12 uvas al son de las campanadas de fin de año atrae la buena suerte y la prosperidad. Se dice que se debe comer una uva por cada mes y pedir un deseo (…) hay quienes en lugar de uvas comen cerezas”, explica Olga Tenecela, desde su puesto ubicado en el Mercado 9 de octubre.

Tres clases de uvas se comercializan para esta fecha: la negra, la roja y la verde sin pepa, con precios que van desde un dólar la libra. Para una familia de unas 10 o 12 personas se recomienda llevar unas cinco libras.

Las fruterías y mercados exhiben las uvas y cerezas, aunque también se observa a vendedores que ofreciendo este producto en las zonas aledañas a los mercados.

El sahumerio, los inciensos, las velas y el palo santo para alejar las malas “vibras”, son otros de los productos más buscados. Rosa Álvarez, comerciante de estos artículos asegura que la costumbre de sus clientes es colocar 12 velas de colores en sus hogares durante la noche del 31 de diciembre.

Además, el comercio de verduras y productos alimenticios incrementa debido a las adquisiciones que se realizan para la cena de fin de año.

DATO

Desde el miércoles previo al cierre de año incrementa el comercio. Sin embargo, los días de mayor demanda son el 29, 30 y 31 de diciembre. (PATRICIA NAULA – DIARIO EL MERCURIO)