Un agricultor ugandés de 67 años con 12 esposas, 102 hijos y 568 nietos: «No conozco a todos los niños de mi casa por su nombre»

Su nombre es Mzee Musa Hasahya, tiene 67 años, es agricultor y su vida matrimonial empezó a los 16 años en el pueblo de Lusaka, situado en Uganda. Desde entonces, ha contraído matrimonio con 12 mujeres y ha forjado la familia más extensa con 102 hijos y 568 nietos. 

En su pueblo, la poligamia es legal y, aunque creció en la pobreza extrema, Mzee pronto consiguió cambiar su condición y empezó a acumular riquezas y prestigio. Poco después, durante varias décadas pasó a ser el presidente de su aldea. La finalidad de este cometido no era otra que asegurarse un ‘sí’  de la familia cada vez que él se mostrara interesado en alguna mujer. 

Desde que contrajo matrimonio a sus 16 años, continuó diciendo el ‘sí quiero’ a diferentes mujeres hasta sus 21 años. Hasta entonces, Mzee sólo había tenido dos hijos lo que amenazaba con extinguir su clan. «Mi difunto padre tenía dos esposas pero solo tuvo dos hijos. Esto arriesgó la extinción de nuestra familia y clan«, explicó Mzee.

De esta manera, el agricultor ugandés empezó a ampliar su familia y tuvo 100 hijos más para asegurarse que su línea de sangre perdurara. Ahora, la labor de seguir ampliando su clan la tienen sus hijos y nietos. 

Mzee afirma no poder decir cuál de sus hijos pertenece a qué esposa y admite que no conoce a todos los niños de su casa por su nombre. Alrededor de un tercio de los hijos del agricultor viven con él y sus esposas en su hogar y el resto ha formado sus propias familias. 

El agricultor ha asegurado no poder estar satisfecho con una sola mujer y añade que quien se conforma con una sola mujer es una «señal de haber nacido hombre pero con hormonas femeninas”. 

El costo de vida para poder mantener todos los miembros de su familia se elevó, lo que provocó que seis de sus esposas se marcharán del hogar. “Tenía dinero, pero hace cuatro años, su negocio de ganado colapsó y las mujeres comenzaron a irse una por una hasta que quedaron seis”, ha confesado uno de los hijos mayores de Mzee. 

Debido a sus problemas financieros, el agricultor ha tomado la decisión de no tener más hijos y ha aconsejado a sus esposas tomar anticonceptivos para no volver a quedar embarazadas. 

Fuente: 20minutos.es