Ecuador gestiona retorno desde Colombia de expolicía Germán Cáceres

El Gobierno de Ecuador informó que gestiona la extradición a Ecuador del prófugo expolicía Germán Cáceres, detenido en Colombia.

Al teniente de la Policía lo acusan del asesinato de su esposa María Belén Bernal en septiembre pasado, en un crimen que conmocionó a Ecuador.

El Ministerio de Relaciones Exteriores señaló que el sábado tuvo lugar una reunión de autoridades de los dos países en Bogotá, sobre este caso.

Germán Cáceres llegó a Bogotá procedente de Santa Marta con custodia de agentes de la Fiscalía colombiana, de forma que se garantice su vida”, precisó la Cancillería ecuatoriana.

Agregó que el expolicía Germán Cáceres “posteriormente será conducido a la sede de la Fiscalía en Bogotá”.

Y “en las siguientes 24 a 48 horas, luego de los procedimientos legales y administrativos, la Fiscalía colombiana notificará formalmente” a Ecuador.

El retorno de Germán Cáceres a Ecuador

Con esa notificación se dará inicio a los “procesos administrativos para procurar el inmediato retorno del detenido a Ecuador”, agregó la fuente.

Añadió que autoridades de la Fiscalía, Corte Nacional de Justicia, Ministerio del Interior y Cancillería coordinan las acciones necesarias sobre este caso.

Cáceres cayó en la localidad de Palomino, en el departamento de La Guajira, en el norte de Colombia, tras un trabajo conjunto entre las instituciones del orden de los dos países.

Según la Fiscalía colombiana, Cáceres llegó hace dos meses a Medellín en una motocicleta para después trasladarse a La Guajira.

Ese es uno de los departamentos más remotos de Colombia, donde se empleó como barman en un establecimiento comercial.

El detenido había huido de Ecuador y tenía una orden de “difusión roja” de la Interpol para su localización y captura.

Él es el principal implicado en el asesinato de María Belén Bernal, su esposa, una abogada que desapareció el 11 de septiembre cuando acudió a visitarlo en el recinto policial donde trabajaba como instructor.

El caso de Bernal ha indignado y conmovido a la sociedad ecuatoriana y se ha convertido en uno de los hechos más destacados de la violencia contra la mujer al haberse producido dentro de una instalación policial.

El cuerpo de Bernal apareció diez días más tarde en un cerro cercano a la Escuela de Policía con señales de estrangulamiento, de acuerdo al informe forense. EFE