Aprueban el compostaje de cuerpos humanos en el estado de Nueva York

El Diario NY.- La gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul, legalizó la reducción orgánica natural, popularmente conocida como compostaje humano o terramación, después de la muerte.

La medida legislativa convierte al estado en el sexto en hacerlo desde 2019 y brinda a los neoyorquinos acceso a un método alternativo y ecológico de entierro que se considera respetuoso con el medio ambiente.

Los restos deben entregarse a una corporación de cementerio certificada como instalación de reducción orgánica, adecuadamente contenida y ventilada, y que no contenga “una batería, un paquete de baterías, una celda de energía, un implante radiactivo o dispositivo radiactivo”.

Washington se convirtió en el primer estado en legalizar el compostaje humano en 2019, seguido de Colorado y Oregón en 2021, luego Vermont y California más tarde en 2022. La legislación de Nueva York, A382, fue aprobada en ambas asambleas durante el verano.

En la mayoría de los casos, el difunto se coloca en un recipiente semiabierto reutilizable que contiene ropa de cama adecuada (astillas de madera, alfalfa o paja), ideal para que los microbios realicen su trabajo. Al final del proceso, se produce una yarda cúbica apilada de suelo rico en nutrientes, equivalente a 36 sacos de suelo que luego se pueden utilizar como fertilizante.

“Todo lo que podamos hacer para alejar a la gente de los revestimientos de concreto, los ataúdes lujosos y el embalsamamiento, debemos hacerlo y apoyarlo”, dijo Michelle Menter, gerente de Greensprings Natural Cemetery Preserve en el centro de Nueva York, según recogió The Guardian.

La Conferencia Católica del Estado de Nueva York, un grupo que representa a los obispos en el estado, se ha opuesto durante mucho tiempo al proyecto de ley y calificó el método de entierro como “inapropiado”.

“Un proceso que es perfectamente apropiado para devolver los recortes de vegetales a la tierra no es necesariamente apropiado para los cuerpos humanos”, dijo Dennis Poust, director ejecutivo de la organización, a la agencia AP.

“Los cuerpos humanos no son desechos domésticos y no creemos que el proceso cumpla con el estándar de tratamiento reverente de nuestros restos terrenales”, agregó.

Fuente: MSN Latino