Sucesores de Frida, la can rescatista de la Marina

CIUDAD DE MÉXICO, diciembre 30 (EL UNIVERSAL).- Una de las grandes pérdidas que dejó 2022, fue sin duda la de la perrita rescatista Frida, que se ganó la simpatía de los mexicanos por sus actos heroicos en los sismos de 2017 que sacudieron al centro del país.

A causa de padecimientos propios de su edad, la labrador color miel murió en noviembre en las instalaciones del Subgrupo de Control Canino de la Secretaría de Marina (Semar), sitio que fue su hogar en sus últimos años de vida.

A dos meses de su partida, la Unidad Canina tiene listos a los elementos caninos que reemplazaron a Frida, inmortalizada con una escultura en la sede la Semar, ubicada en la capital del país.

Se trata de Ecko, Evil y Max, caninos especializados en búsqueda y rescate de personas en estructuras colapsadas, y en áreas extensas.

Ecko y Evil son hermanos y trabajaron con Frida en las labores de rescate por los sismos de 2017, y tras su retiro quedaron a cargo de las tareas de búsqueda ante cualquier situación de emergencia en la que se requiera su presencia. Pastores belgas malinois, tienen cinco años.

Ecko logró localizar a una persona que falleció en el sismo del 7 de septiembre de 2017, en Juchitán, Oaxaca.

Max participó en la captura de Caro Quintero

Max, la hembra de raza Bloodhound, se ganó el corazón de los mexicanos al participar en el operativo de recaptura del capo Rafael Caro Quintero, en julio de este año durante un operativo de la Marina en el municipio de Choix, Sinaloa.

Está entrenada en búsqueda, localización, acceso y rescate en diferentes casos de emergencia.

Según autoridades, al percatarse del arribo de los helicópteros de la Armada, durante el operativo, el llamado Narco de Narcos huyó al cerro donde intentó perderse para evitar ser rehaprendido.

Fue ahí cuando Max entró en acción y ubicó al fundador del Cártel de Guadalajara entre matorrales al peinar la zona de la comunidad de San Simón, fronteriza con Chihuahua.

Max nació el 20 de abril de 2016 y desde 2018 es parte del Equipo de Búsqueda y Rescate Urbano de la Marina Armada de México, con especialización en la localización de personas extraviadas en áreas extensas.

Pesa 35.5 kilogramos y si es necesario la Secretaría de Marina (Semar), tiene contemplado emplearla en otra operación antinarco, dado que los capos suelen refugiarse en zonas serranas de áreas de influencia cuando se sienten cercados por las autoridades federales.

El Departamento Canino de la Marina está integrado por más de 20 ejemplares, la mayoría de raza Belga Malinois, entrenados en detección de narcóticos, explosivos, búsqueda en escombros, y en rastreo de personas desaparecidas.

Fuente: Yahoo en Español (El Universal)