Las nuevas variantes de Ómicron que inquietan a muchos países en 2023: ¿qué se sabe de ellas y de su procedencia?

Desde que se supo de su existencia hace tres años, el coronavirus ha experimentado infinidad de mutaciones y se ha manifestado en multitud de variantes. Tras la Alfa, la Beta o la Delta, desde el 26 de noviembre de 2021 la Organización Mundial de la Salud tiene clasificada a Ómicron como la más preocupante. Inicialmente de origen sudafricano, hoy representa el 98% de los casos remitidos y no deja de generar linajes, menos virulentos pero más contagiosos.

Tras la B.1.1.529, BA.1, BA.1.1, BA.2, BA.3, BA.4 o BA.5, en estos momentos dos nuevas subvariantes preocupan al mundo. La conocida como XBB.1.5 se cree que surgió en Nueva York en octubre y a estas alturas ya es responsable del 40% de todas las infecciones registradas en Estados Unidos. A finales de diciembre, el número de casos en el país se dobló en tan solo una semana y en Nueva York en concreto las hospitalizaciones están aumentando, llegando a su nivel más alto desde hace un año. 

Algunas estimaciones apuntan que esta subvariante se trasmite al menos dos veces más rápido que otras, según The Guardian, que habla de una «inusual mutación conocida como F486P» como factor que está contribuyendo a ello. Esa mutación cambia parte del virus al que apuntan muchos anticuerpos procedentes de las vacunas o de una infección previa y los hace menos efectivos. 

El diario británico señala que no hay evidencia de que la XBB.1.5 cause una enfermedad más grave que otros linajes de Ómicron, pero alerta de que si se propaga más rápido es más probable que llegue a personas vulnerables que podrían ser hospitalizadas o morir a causa de la infección, especialmente si no han recibido su última dosis de refuerzo.

Al otro lado del planeta, en China, la mirada está puesta en la BF.7, que está causando estragos. Frente a la tasa de contagio de en torno al 5 que presentaba la Ómicron original, esta alcanza entre un 10 y un 18. Ante la opacidad de los datos oficiales, epidemiólogos británicos prevén que se registrarán 3,7 millones de infecciones por día a mediados de enero y 4,2 millones en marzo, en un país con bajos índices de vacunación. 

Sobre los síntomas reportados hasta ahora, se asemejan mucho a los de otras cepas, y no parece que sea más virulenta que algunas de sus antecesoras inmediatas. Posee un tiempo de incubación más corto que su matriz (BA.5), con una aparición también anterior del cuadro sintomático.

El más común parece ser la fiebre. En China se han multiplicado hasta por 16 las personas infectadas que desarrollan un cuadro febril. Le siguen el dolor muscular, la mucosidad, la congestión nasal, las cefaleas y la fatiga. El cuadro tiende a remitir a los pocos días, especialmente en personas vacunadas. 

Sobre España, según datos del Ministerio de Sanidad, los linajes BA.4 y BA.5 son los predominantes, con porcentajes que oscilan entre el 76,5% y el 100%. No obstante, la BF.7 también circula. Hasta el 10 de diciembre, el 5,7% de los casos detectados se correspondían con ella. De la que todavía no hay noticias es de la XBB.1.5.

En declaraciones a The Guardian, Sam Wilson, profesor de Virología de la Universidad de Glasgow, afirma que las vacunas siguen siendo el mejor método de protección frente a la covid, pero apuesta también por la reducción de los contactos, el uso de mascarillas en espacios cerrados y el aislamiento ante cualquier síntoma.

Fuente: 20minutos.es