En Loja Antinarcóticos aprehende a ciudadanos que intentaron darse a la fuga

La Policía Nacional, a través de la Jefatura de Investigación Antidrogas de la Subzona Loja, la tarde de este 16 de enero, ejecutó la operación “Blanca Calavera” que culminó con la aprehensión de dos ciudadanos en delito flagrante; al ser sorprendidos con sustancias catalogadas sujetas a fiscalización, hecho registrado en el sector de Menfis Central, del circuito Chontacruz.

Como resultado de las tareas de gestión investigativa, identificaron a dos ciudadanos, quienes presuntamente estarían dedicados al expendio y comercialización de sustancias prohibidas, en los barrios occidentales de la ciudad de Loja.

El ecuatorianos responden a los nombres de Sleider R. L de 28 años de edad, quien registra antecedentes en los años 2017 y 2020 por tráfico ilícito y  Jorge M. P. de 30 años quien no pose historial delictivo, al ver la presencia policial emprenden veloz huida en el automotor tipo taxi en el cual que se movilizaban, iniciándose una persecución ininterrumpida, sin embargo el profesionalismo pudo más, logrando la aprehensión de los mencionados ciudadanos, cuando se internaron por terrenos agrestes.

Al realizarles un registro corporal al ciudadano, Sleider R. se le encontró una funda plástica, que contenía un bloque tipo ladrillo envuelto con cinta de embalaje color rojo, la misma que luego del análisis químico resultó ser cocaína, presumiendo que sustancia iba a ser comercializada en los barrios occidentales de la ciudad.

En las investigaciones como indicios constan:

01 vehículo tipo automóvil

02 teléfonos celulares

44 dólares americanos

Con esta intervención la Policía Nacional, ha evitado que aproximadamente 10 200 dosis sean comercializadas; particularmente, en jóvenes de los sectores periféricos de la ciudad.

Es importante recalcar que los operativos de control van encaminadas a prevenir todo tipo de delito, particularmente a erradicar el microtráfico en la provincia de Loja y procurar una sociedad libre de drogas; destacando que, en todo procedimiento policial, se respeta los principios básicos de legalidad, necesidad y proporcionalidad, en estricto respeto a los Derechos Humanos, establecidos en el código de conducta para los funcionarios encargados de hacer cumplir la Ley. Rovin R./Sz/Loja.