Quién es y de qué se acusa a Genaro García Luna, el más alto exfuncionario de México juzgado en Estados Unidos

Durante años fue considerado uno de los hombres más poderosos de México, el líder que encabezó la guerra contra los carteles de la droga.

Hoy, a sus 54 años, Genaro García Luna es el más alto exfuncionario mexicano jamás juzgado en Estados Unidos por narcotráfico.

Su juicio arrancó este martes con la selección del jurado en un tribunal de Nueva York, el mismo en el que Joaquín «el Chapo» Guzmán, exlíder del cartel de Sinaloa, fue juzgado entre 2018 y 2019 y condenado a cadena perpetua.

De esa vista, precisamente, salieron algunos de los testimonios que vincularon a García Luna con las actividades del cartel.

Con cabello más canoso y vestido de civil con traje oscuro, corbata gris y camisa blanca, el exfuncionario acudió este martes a la Corte para presenciar con semblante serio el inicio de conformación de miembros del jurado.

Se le acusa de aceptar millones de dólares en sobornos del grupo liderado por el Chapo para llevar cocaína a EE.UU. mientras ocupaba altos puestos de seguridad, especialmente el de secretario de Seguridad Pública en el gobierno de Felipe Calderón entre 2006 y 2012.

También enfrenta cargos por delincuencia organizada y por mentir a las autoridades estadounidenses.

Caricatura de Garcia Luna
Pie de foto,García Luna presenció este martes el inicio de elección del jurado como parte del juicio.

De probarse las acusaciones, podría pasar entre diez años y el resto de su vida en prisión.

La sentencia, tras un juicio que se espera que dure semanas, dictaminará hasta qué punto el crimen organizado se infiltró en la cúspide del poder mexicano durante una de las épocas más cruentas de la guerra entre el Estado y el narco.

¿Quién es?

Ingeniero de formación, García Luna fue reclutado en 1989 como investigador del desaparecido Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), el área de Inteligencia de la Secretaría de Gobernación mexicana.

En sus primeros años en el Cisen se encargó de monitorear la actividad de los grupos guerrilleros activos en México, especializándose posteriormente en el combate a bandas de secuestradores.

Sus conocidos de la época cuentan que García Luna logró el rescate de varios personajes importantes, sobre todo empresarios que años después lo ayudaron en su carrera en el gobierno.

Genaro García Luna y Felipe Calderón en 2012.
Pie de foto,Entre 2006 y 2012, Genaro García Luna ocupó el alto cargo de secretario de Seguridad Pública mexicano bajo la administración de Felipe Calderón.

Del Cisen pasó a la Policía Federal Preventiva y de allí a la Agencia Federal de Investigación, dos corporaciones que desaparecieron cuando García Luna se encargó de la Secretaría de Seguridad Pública a partir de 2006.

Fue desde ese puesto que García Luna impulsó un agresivo combate al narcotráfico -conocido como «guerra contra el narco»- que incluía la participación del ejército y que, según algunas estimaciones, dejó más de 250.000 muertos.

Al término de la administración de Calderón en 2012, García Luna se mudó al estado de Florida en EE.UU. Allí residió hasta su detención en Texas en diciembre de 2019.

¿De qué se le acusa?

El proceso contra García Luna se interpreta como una especie de secuela del llamado «juicio del siglo» contra el Chapo Guzmán, que se resolvió con cadena perpetua contra el capo de la droga.

Un exmiembro del cartel de Sinaloa dijo durante aquel proceso judicial que se había encargado de entregar maletas a García Luna con al menos US$6 millones en efectivo en 2005, 2006 y 2007.

Fiscales estadounidenses acusan al exfuncionario mexicano de aceptar el dinero para facilitar la entrada de toneladas de cocaína que el cartel de Guzmán introdujo en EE.UU. entre 2001 y 2012.

Según la Fiscalía, García Luna acordó no interferir en los envíos de droga, revelar información a los traficantes sobre operaciones de control, eliminar a miembros de carteles rivales y colocar a otros funcionarios corruptos en posiciones de poder.

Joaquín "El Chapo" Guzmán
Pie de foto,Joaquín «el Chapo» Guzmán fue encontrado culpable en 2019 y hoy cumple cadena perpetua.

El gobierno estadounidense alega que García Luna se convirtió en miembro de la organización desde enero 2001.

En total, enfrenta cinco cargos: tres por conspiración de narcotráfico, uno por pertenencia continuada a organización criminal y otro por emitir declaraciones falsas a las autoridades estadounidenses cuando solicitó la ciudadanía de ese país en 2018.

El exsecretario de Seguridad se declara inocente de todos los cargos.

Su defensa argumentará que, de hecho, su cliente era colaborador de la Administración de Control de Drogas estadounidense (DEA, por sus siglas en inglés).

Otras polémicas

Antes del juicio, García Luna protagonizó varias polémicas durante su etapa al frente de la seguridad mexicana.

Antes de explotar su caso, una investigación del canal Univisión reveló nexos cuestionables con un empresario privado de seguridad que se habría beneficiado de la guerra contra las drogas que él liberaba.

Pero una de las situaciones más polémicas sucedió cuando García Luna era director de la Agencia Federal de Investigaciones.

Era diciembre de 2005 y millones de mexicanos vieron por televisión cómo sus agentes entraron a un rancho en el sur de Ciudad de México para arrestar a la ciudadana francesa Florence Cassez y a su compañero, Israel Vallarta, quien confesaba ante las cámaras el secuestro de tres personas.

    Todo fue un montaje. Cassez y Vallarta habían sido arrestados el día anterior. Según García Luna, el show televisivo fue «una recreación» pedida por las televisoras, con las que mantenía una relación muy cercana.

    Soldado mexicano en Ciudad Juárez en 2010.
    Pie de foto,El elevado número de muertos por la agresiva política contra el narcotráfico es una de las grandes críticas contra la labor de Genaro García Luna.

    El caso Cassez-Vallarta desató un conflicto diplomático con Francia y, en 2013, la Suprema Corte mexicana ordenó suspender una condena de 60 años contra Cassez por considerar que la transmisión «contaminó» el juicio en que fue declarada culpable.

    A García Luna también se le criticaba su costumbre de mostrar en medios a muchos detenidos que luego resultaban absueltos.

    Organizaciones civiles denunciaron duramente su uso de testigos protegidos en procesos judiciales para pretender vincular a activistas y medios de comunicación con bandas de narcotráfico.

    Sin embargo, nada ha pesado más sobre su currículo que el elevado número de muertes que dejó la sangrienta lucha contra el narcotráfico que lideró, considerada como infructuosa y contraproducente por muchos expertos.

    Protestas a las afueras de la Corte del juicio contra Garcia Luna.
    Pie de foto,Algunas personas se concentraron este martes para protestar a las afueras de la Corte donde se celebra el juicio contra García Luna.
    Línea

    Otro juicio histórico para México en EE.UU.

    Por Marcos González Díaz, corresponsal de BBC News Mundo en México

    Después de la inesperada liberación del exsecretario de Defensa Salvador Cienfuegos -que había sido detenido en Estados Unidos en 2020 por presuntos vínculos con el narcotráfico-, el juicio a García Luna supondrá ver en el banquillo de los acusados al exfuncionario mexicano de más alto rango hasta la fecha.

    Será en el mismo tribunal y con el mismo juez en Nueva York que condenó al Chapo cinco meses antes de que García Luna fuera detenido, precisamente, por cooperar presuntamente con el cartel de Sinaloa que un día dirigió Joaquín Guzmán.

    Por todo esto, la expectativa por esta especie de segunda parte de aquel histórico juicio es máxima. Pero, sobre todo, vuelve a demostrar el papel determinante que EE.UU. está jugando frente a México a la hora de aplicar justicia a los propios responsables del narcotráfico mexicano.

    Tras la cadena perpetua aplicada al Chapo -quien este martes mandó un mensaje a López Obrador pidiendo ayuda para regresar a una cárcel de México-, una hipotética condena a García Luna supondría ahora la confirmación de un secreto a voces: la casi inevitable colaboración entre algunas autoridades mexicanas con los carteles para que puedan operar su multimillonario negocio.

    Y, también como en aquel juicio contra el Chapo, hay un enorme interés por saber qué otras personalidades podrían ser señaladas e implicadas durante las declaraciones que se escuchen durante un proceso judicial que se prevé podría ser explosivo.

    De momento, la persona sobre la que se tornan muchas de las miradas, el expresidente Calderón -quien siempre ha negado conocer cualquier tipo de vínculo de García Luna con el narcotráfico-, luce de lo más tranquilo: días antes del inicio del juicio este martes, fue grabado en España cantando con mariachis una canción de Vicente Fernández titulada, precisamente, «El martes me fusilan».

    Fuente: BBC News Mundo