Una madre, pieza clave en la operación Alike: se infiltró en un grupo de pederastas para salvar a su hija y a otras menores en Gandía

Podría ser el argumento de una película pero no: la Operación Alike, que sirvió para desarticular una red de abusos a menores en Valencia, tuvo como punto central la ayuda de una madre que consiguió infiltrarse en un grupo de pederastas para salvar a su hija y a otra menor. Las dos, de entre 14 y 16 años, fueron drogadas y captadas en un centro tutelado por la Generalitat Valenciana, del que desaparecieron en junio del pasado año. 

Las chicas desaparecieron del centro, ubicado en una población de la comarca valenciana de La Safor, el 23 de junio y el día siguiente el centro interpuso una denuncia de los hechos, según han informado a Efe fuentes de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas, de la que dependen estos centros de tutela de menores. ¿Cuáles son entonces las claves de la operación

En una casa okupada

Las jóvenes se alojaron durante una semana en una vivienda ocupada por los detenidos en la localidad valenciana de Gandia, donde se encontraban drogadas y manteniendo relaciones sexuales con varios hombres. Los arrestados captaban a menores sin arraigo familiar, les ofrecían cobijo en la vivienda y las engañaban con promesas de regalos, como teléfonos móviles, patinetes eléctricos o ropa. Además les suministraban sustancias psicotrópicas para, posteriormente, mantener relaciones sexuales, tanto con ellos como con otros hombres que frecuentaban la vivienda. 

Una madre ‘salvadora’

La colaboración de la madre de una de ellas fue vital para su localización, ya que haciéndose pasar por una menor, contactó con uno de los autores. Este trató de captarla y, tras un operativo policial, la Guardia Civil de Valencia localizó el lugar en el que se encontraban las niñas, que fueron trasladadas al Hospital de Gandía y entregadas a las personas responsables de su custodia una vez concretadas las posibles lesiones e intoxicaciones en las que fueron halladas.

Dos detenidos

A finales de octubre, se detuvo a dos de los supuestos autores de los hechos y se sigue buscando a otro de los integrantes del grupo criminal. Los detenidos fueron dos hombres de 50 y 37 años, mientras que el joven pendiente de localización y detención tiene 20; asimismo, un hombre de 43, que se encuentra interno en la cárcel de Picassent (Valencia), está siendo investigado por estos hechos. A todos ellos se les atribuyen los delitos de abusos sexuales a menores

Fuente: 20minutos.es