11 cementerios de Ambato no cuentan con escrituras

La Diócesis de Ambato está a cargo de 24 cementerios ubicados en la ciudad, 11 de ellos no tienen escrituras y esto origina varios inconvenientes para los ciudadanos, quienes se quejan por la falta de mantenimiento que reciben los camposantos.

La mayoría de cementerios se ubican en sectores rurales del cantón, entre ellos los de las parroquias Martínez, Ambatillo, Pasa, San Fernando, Atahualpa, Huachi Grande, Cunchibamba, Pinllo, Picaihua, entre otros.

Problema

Juan Carlos Acosta, ecónomo de la Diócesis de Ambato, mencionó que la historia de cada camposanto es distinta y que la mayoría de ellos son donaciones que fieles hicieron hace decenas de años, razón por la cual no se cuentan con las escrituras correspondientes.

“Legalizar los predios ha sido un proceso bastante complejo porque implica costos como planimetrías, pago de predios, levantamientos topográficos, entre otros procesos”, aseveró el representante de la curia.

Acosta indicó que en algunos sectores se ha pensado en transferir la titularidad de los cementerios a las Juntas Parroquiales para que a través de dinero público se puedan realizar las obras necesarias, proceso que se podría realizar cuando ya se tengan las escrituras de los terrenos.

De igual manera indicó que varios de estos cementerios están a cargo de los párrocos de cada zona, mientras que otros son responsabilidad de la misma ciudadanía.

“Es muy difícil que la gente se ponga de acuerdo para realizar mejoras en los cementerios, de igual manera ni el párroco ni la ciudadanía cuenta con recursos para obras grandes como la construcción de cerramientos”, indicó.

Inconvenientes

El cementerio Huachi Grande se encuentra lleno de basura, según los moradores hay gente que entra a libar y a causar destrozos en las tumbas.

Dolores Cepeda, quien vive al frente del camposanto, manifestó que el cementerio da una pésima imagen al sector, pues está lleno de maleza y plantas secas.

Rosa Salinas, es otra moradora de la parroquia, quien manifestó que el cerramiento se cae a pedazos y es pertinente una atención inmediata, pero que no saben quién debe ayudarles. “Incluso entran perros y hay roedores que salen y se meten a las casas aledañas”, dijo.

Carlos Casares, morador de Izamba, indicó que el cementerio de la parroquia tiene algunos inconvenientes que preocupan a la ciudadanía, entre ellos consta la basura y los escombros que están regados en las afueras del camposanto.

“Es necesario que se arregle las instalaciones porque dan mala imagen”, aseguró. (Diario La Hora)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *