El sistema de salud a punto de colapsar en Venezuela

Redacción CARACAS

AFP

El secretario general adjunto para Asuntos Humanitarios de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Mark Lowcock, visitó Venezuela esta semana. Ante la situación crítica, alertó ayer que el sistema de salud está al borde del colapso.

Lowcock se reunió con funcionarios del gobierno de Nicolás Maduro, como el canciller Jorge Arreaza, así como con miembros del Parlamento de mayoría opositora, como Juan Guaidó. Luego de la visita informó que «muchos hospitales carecen de la infraestructura básica de agua y electricidad».

Además, indicó que los pacientes hospitalizados, muchos de los cuales están gravemente enfermos «corren un alto riesgo de perder la vida a causa de las nuevas infecciones que están adquiriendo mientras están en el hospital, ya que no es posible realizar una limpieza y desinfección básica». 

Víctimas de la situación
El sistema de salud en Venezuela es otra víctima de la crisis económia de la otrora potencia petrolera. El PIB se redujo a la mitad desde que Maduro asumió el poder en 2013 y la hiperinflación -según el FMI- cerraría 2019 en 200.000%, lo que torna escasos o impagables los medicamentos, especialmente para pacientes crónicos.

5
millones de ciudadanos han emigrado de Venezuela.Lowcock añadió que «las enfermedades prevenibles, como el paludismo y la difteria, han vuelto con mucha fuerza». Para el funcionario, las mujeres embarazadas y lactantes, niños y niñas y personas en situación de discapacidad «se encuentran entre los más vulnerables».

Los profesionales de salud también enfrentan una situación crítica. Lowcock habló con médicos y enfermeras del hospital José Gregorio Hernández y dijo que «algunos empleados del lugar gastan más de su salario mensual sólo para ir a trabajar». 

Los emigrantes
Una parte de los venezolanos y colombianos que migran a Colombia escapan de la escasez de medicamentos, de personal calificado y de infraestructura básica. Por esto, la profundización de la crisis sanitaria influye en el número de emigrantes, que ya ascienden a cinco millones según cálculos de la ONU.

Ante el panorama desolador, el comisionado subrayó que «sedebe dar más prioridad a la reducción del sufrimiento inmediato de la población (….) y los programas de las organizaciones internacionales.

‘Ni un vaso de agua’ 
° El presidente Nicolás Maduro señaló el 3 de octubre que la “cooperación” de la ONU no era visible. “Ofrecieron villas y castillos en supuesta ayuda humanitaria y no ha llegado ni un vasito de agua de Naciones Unidas”, aseguró.  Para el mandatario la crisis resulta de las sanciones de Estados Unidos para forzar su salida del poder y desconoce la labor de la Cruz Roja, la ONU y otras organizaciones en el país. (Diario La Hora)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *