Estados Unidos aprueba las primeras lentillas que frenan la miopía en niños

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos ha aprobado la primera lente de contacto indicada para retrasar la evolución de la miopía en niños entre las edades de 8 y 12 años al inicio del tratamiento. 

La lente de contacto se denomina MiSight, tiene una textura suave, es de un solo uso, ya que se desecha al final de cada día, y no está diseñada para usarse durante la noche.

«Es el primer producto aprobado por la FDA para retrasar la progresión de la miopía en los niños, lo que en última instancia podría significar un menor riesgo de desarrollar otros problemas oculares», dijo Malvina Eydelman, directora de la Oficina de Oftalmología, Anestesia, Respiratoria, ENT y dispositivos dentales en el Centro de Dispositivos y Salud Radiológica de la FDA.

La miopía es la enfermedad ocular corregible más frecuente en todo el mundo. Ocurre cuando el ojo crece demasiado de delante hacia atrás (longitud axial). Como resultado, las personas con miopía tienen buena visión de cerca, pero ven mal de lejos, lo que se puede corregir con gafas o lentes de contacto.

La miopía es común en los niños y tiende a aumentar a medida que crecen. Si una persona desarrolla miopía severa cuando es niño, puede ser susceptible a otros problemas oculares como cataratas tempranas o una retina desprendida durante la edad adulta. 

Las lentillas MiSight tienen que usarse a diario para corregir la miopía y retrasar la progresión de la miopía en niños con ojos sanos. Cuando se coloca en el ojo, una parte de la lente de contacto corrige el error de refracción para mejorar la visión a distancia en ojos miopes. Además, los anillos periféricos concéntricos en la lente enfocan parte de la luz frente a la retina y se cree que esto reduce el estímulo que causa la progresión de la miopía.

La seguridad y eficacia de MiSight se estudió en un ensayo clínico de tres años de duración con 135 niños de 8 a 12 años que, al comienzo del tratamiento, usaron MiSight o una lente de contacto blanda convencional. El ensayo mostró que la progresión en la miopía de aquellos que usan lentillas MiSight fue menor que los que usan lentes de contacto blandos convencionales. 

En el transcurso del ensayo, no hubo eventos adversos oculares graves en ninguno de los brazos del estudio.

Fuente: 20minutos.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *