EducaTV: ocho años de resultados inciertos

El 7 de octubre de 2012, salió al aire Educa ‘Televisión para aprender’, un programa dirigido a estudiantes entre 4 y 17 años. 

Se trasmite una hora diaria (14:00) en 168 canales. En varias ocasiones ha cambiado de horario y es posible que lo vuelva a hacer. 

El gestor cultural Juan Bermeo dice que cuando un proyecto no mantiene un horario es señal de que no logra posicionarse.

Isabel Bermeo, subsecretaria por la Educación y el Buen Vivir, reconoce la baja sintonía del espacio. “Tenemos un rating que no es tan alto, por eso tenemos que proponer una televisión por y para jóvenes, donde los contenidos no se desarrollen desde una visión adultocéntrica”. 

Sin estadísticas 
Andrés Bedón, director nacional de Tecnologías para la Educación (departamento a cargo de Educa), señala que no han realizado estudios de medición de audiencias, porque la visión del espacio no es comercial. “Educa busca construir audiencia, lo que trasciende la noción de rating (…) estamos planteando hacer contenidos que puedan ser atractivos para los chicos”.

El productor audiovisual Paúl Lalaleo opina que es un error no hacer estudios de rating, pues si el propósito es educar hay que saber si el producto está llegando al público objetivo. “Siento que nadie se ha dado el trabajo de preguntarles a jóvenes y adolescentes qué quieren ver para educarse”.
 
Nuevas plataformas 
La parvularia Belén Altamirano califica la temática como caduca. “Siento que se quedaron en el formato de Plaza Sésamo, que pegó porque eran otros tiempos, éramos niños sin internet”. 

Francisco Viñachi, creativo y guionista, dice que hacen falta personajes e historias más atractivas con los cuales los chicos se identifiquen. “Hacer un estudio es lo más responsable para saber qué es lo que ven las personas ahora, porque el internet está arrasando. Hay que adelantarse a la jugada y adoptar el lenguaje y contenido televisivo, a lo que se ve en las redes sociales”. 

El Ministerio de Educación afirma que Educa también tiene un canal en línea, pero estudiantes como Carlos Boada, del colegio Técnico Yaruquí, jamás han visto la propuesta digital. “Sé que pasan en todos los canales, pero no es el tipo de programas que me agradan”. 

Presupuesto es un secreto
Viñachi señala que hay gente que grabándose a sí misma con un celular llega a grandes masas. Eso muestra una nueva manera de comunicar y la oportunidad de disminuir costos. 

630
episodios de Educa se han hecho hasta el momento.Sobre el presupuesto destinado al proyecto, no hay respuestas claras, ni Bermeo ni Bedón dan una cifra. Indican que trabajan con diversos colaboradores que no cobran por su participación (universidades, empresas, expertos). El Ministerio de Educación tampoco transparenta lo invertido, pero responde que cuenta con un equipo de producción para el mantenimiento y fortalecimiento de Educa. Por eso, la mayoría de la producción del canal educativo se gestiona “dentro de casa” y “de manera directa”.  

Lo que se conoce sobre el gasto que demanda este espacio es lo que la exministra de Educación, Gloria Vidal, indicó en 2012, al señalar que los primeros 120 capítulos costaron $8 millones. Eso quiere decir que se destinó un promedio de $66.666 por cada uno.  Hasta el momento se han difundido 630 episodios que habrían costado casi 42 millones si se aplica la misma lógica.
 
¿Temáticas censuradas?
El 9 de enero. Educa presentó su nueva parrilla de contenidos con los segmentos: ‘Soy arte’, ‘Chao pereza’, ‘Soy ciencia’, ‘Soy gastronomía’ y ‘Barras y pasteles’. 

En ninguno de esos segmentos hay un espacio para educación sexual. Esto, pese a que Ecuador es el tercer país de la región con la tasa más alta de embarazos adolescentes. Solo entre 2017 y 2018, nacieron cerca de 4.000 bebés de madres menores de 17 años. 

Bermeo dice que el embarazo adolescente es un tema “que se tiene que tratar con bastante delicadeza (…) que si se lo usa mediáticamente puede producir el efecto contrario”. 

Lalaleo difiere. “La tele es la plataforma indicada para llegar a muchos jóvenes donde el internet no puede llegar, por ejemplo, sectores rurales donde su medio de información es la señal abierta y la tv nacional”. 

Viñachi resalta que es un asunto en el que el Estado “no termina de entender que vivimos en una sociedad laica, que se ve muy afectada por la falta de educación sexual”. 

Resalta que no se tratan temas tabúes como la sexualidad o las drogas. Agrega que un ente estatal debería estar alineado hacia el bien común. “debería contemplar la realidad de que mientras más información sobre sexualidad se tenga es más probable que la gente sea más responsable al respecto”. (Diario La Hora)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *