Riesgo de ser atropellados por informalidad

Puestos improvisados de frutas y legumbres de más de tres metros son instalados cada mañana en las aceras de los mercados Modelo y Central. Las aceras de las calles Bolívar y Tomás Sevilla también están ocupadas, ya no hay “espacio” para más informales.

Representantes comerciales aseguran que hace dos administraciones municipales se ha dejado de controlar y dan “preferencia” a las ventas informales y no al peatón.

En cada sitio solo se observa el pasar de los agentes municipales de control, quienes por varias ocasiones han sido golpeados y amenazados hasta de “muerte” por las vendedoras que se niegan a abandonar dichos lugares.

El peatón ha quedado en segundo plano al igual que su derecho a la movilidad que ha sido interrumpido por no tener espacios seguros para circular y así evitar ser atropellados por los intrépidos conductores que están por las zonas en mención. (DIARIO EL HERALDO)