El rocambolesco caso del niño Bastian: su madre se lo lleva a Portugal y su padre lo ‘rescata’ con detectives disfrazados de policías

La vida del niño Bastian, de cinco años y oriundo de Barcelona, ha dado un rocambolesco giro en los últimos meses que ahora se ha coronado con un final de película. Su madre se lo había llevado de la Ciudad Condal de Barcelona, supuestamente sin permiso del padre, y éste lo ha recuperado usando detectives disfrazados de policías para llevárselo.

Aunque habría decisiones judiciales que ordenaban el regreso del menor, no está claro si la acción del padre, que habría tomado la justicia por su cuenta, es enteramente legal y pueda traerle consecuencias legales. Lo que sí se sabe es que el niño ya está de nuevo en su casa se Barcelona y su madre, detenida en Portugal.

La rocambolesca historia comenzó el pasado 6 de mayo, cuando su madre, Ana Patricia Trindade, se lo llevó a Portugal desde Barcelona. Ella estaba separada del padre, Alexandre Riera, desde 2019 y compartían la custodia del niño desde entonces.

Ana Patricia, de origen portugués, se llevó al menor, supuestamente sin acordarlo con el padre, a Lagos, Portugal, donde estuvieron viviendo tres meses en una ecoaldea

Tres días después, el padre denunció que niño y madre habían desaparecido de Barcelona; así, el pasado 30 de junio las autoridades emitieron una orden europea de detención, extradición e ingreso en prisión para la mujer, según informan medios lusos.

Pero el tiempo pasó sin mayores avances, y el padre decidió contratar a dos detectives que localizaran el paradero de su hijo y, según ha relatado a 20minutos Joaquín Amills, presidente de la organización SOS Desaparecidos, dedicada a difundir las señas de personas de las que se ha perdido el rastro.

Fue en agosto cuando, gracias a la investigación privada, dieron con el menor en Lagos. «Es ridículo que un ciudadano español tenga que recurrir a unos detectives privados para poder encontrar a su hijo, que estaba en Portugal», manifiesta Amills.«

Sin embargo, el caso tuvo un nuevo giro el pasado 16 de agosto, cuando las autoridades lusas la detuvieron. Desde entonces se encuentra en prisión provisional, pero el portavoz de SOS Desaparecidos aclara que, a pesar de estar presa, no está cumpliendo ninguna condena y podría salir en cualquier momento. 

En el momento de su detención la custodia recayó sobre la abuela materna del niño, que entonces pasó a residir con ellos en Setúbal.

Pero no estuvo ahí mucho tiempo. De acuerdo con la prensa lusa, el 10 de septiembre, que con la ayuda de dos hombres que se hicieron pasar por policías, se llevaron al niño por sus propios medios hasta territorio español. 

La abuela en ese momento no dudó de los policías y lo entregó, pero al darse cuenta de que dichas personas no eran quienes decían ser, interpuso una denuncia por secuestro. 

Actuación del padre

«Lo que ha hecho el padre es que se cumpla lo que mandaron los Juzgados de Barcelona, que por un lado estaba la orden de detención de esta señora y por otro la restitución al menor. Ante la pasividad de los juzgados portugueses y la propia policía el padre lo ha hecho así: Recoger a su hijo y traerlo de vuelta», ha recalcado Amills. Asimismo, manifiesta que el padre «no ha cometido ninguna ilegalidad, salvo restituir el orden que estableció la justicia española».

Lo que ha hecho el padre es que se cumpla lo que mandaron los Juzgados de Barcelona

El portavoz respalda la actuación de Riera en el miedo por una segunda desaparición del niño, debido a los indicios de huida, en el inicio de la investigación, que detallaban que la mujer tenía un plan de fuga hacia África. «Esta señora estaba planeando irse de Portugal de forma clandestina a un país de África. Había contactado con quien le proporcionaría la posibilidad de ir en un barco y de escapar«, hace hincapié Amills que manifiesta que no era «lógico dejar al menor en compañía de la familia -materna-«, explica Amills.

Así, el padre se ampara en el Convenio de la Haya que detalla que se debe devolver al niño a su país de origen sin intervención judicial – sin valorar el fondo en cuestión-. Ahora bien, a pesar de que esté detallado en el convenio, el Gobierno luso ya estaba valorando el caso en el Tribunal de Menores de Setúbal. Amills hace hincapié en la importancia que tenía que la justicia portuguesa cumpliera los requisitos de la justicia española de restitución inmediata.

A pesar de tener a favor el Convenio de la Haya, podría ser acusado de sustracción si no cuenta con la patria potestad. Por más que ella pierda la custodia debido a la pena que le impongan, se debe esperar una sentencia judicial relacionada con el caso para actuar

Así, podría incurrir en un delito de realización arbitraria del propio derecho, este queda recogido en el artículo 455 del Código Penal. «Para realizar un derecho propio, actuando fuera de las vías legales, empleare violencia, intimidación o fuerza en las cosas, será castigado con la pena de multa de seis a doce meses. Se impondrá la pena superior en grado si para la intimidación o violencia se hiciera uso de armas u objetos peligrosos», detalla la legislación.

El padre ha informado este pasado martes al Ministerio de Justicia de que Bastian se encuentra con él y está perfectamente. «Está tranquilamente con su hijo ya que nunca tenía que haber sido sustraído y no sufrir un calvario durante el tiempo que estuvo sustraído por su madre, deambulando de comuna en comuna, sin escolarizar, sin atención médica y sin nada», ha manifestado el portavoz de SOS Desaparecidos.

Ahora bien, a pesar de que esté detallado en el convenio, el Gobierno luso ya estaba valorando el caso en el Tribunal de Menores de Setúbal. Además, Amills detalla que en este tipo de casos «el juzgado le da la la tutela al progenitor que queda aquí, faltaría más, si tuvieran la custodia compartida no habría una orden de detención».

Fuente: 20minutos.es