Karen es la cuarta víctima de su familia

Karen Zambrano fue herida por sicarios, y hace dos años le mataron a su mamá y dos tíos.

El ataque a la joven de 28 años ocurrió ayer a las 13h20, cuando caminaba con sus dos hijos por la calle J10 del barrio Jocay.

Dos hombres que se movilizaban en una moto la alcanzaron, y uno de ellos le disparó en varias ocasiones.

La víctima quedó tendida a un costado de la vía en medio de los gritos de sus hijos menores de edad, que salieron ilesos, y la mirada de las personas que comían en un restaurante cercano. Se escucharon cuatro tiros.  

Testigos del atentado llamaron a emergencias, pero la familia decidió llevarla en un carro particular hasta el hospital Rafael Rodríguez Zambrano, donde quedó internada con pronóstico reservado, ya que presenta heridas en su cabeza.

Una vez que los sicarios cometieron el atentado, se montaron en la moto en que andaban y emprendieron la huida.

Ellos entraron a la calle J9, que no tiene salida de vehículos, y no pudieron seguir en la moto, por lo que la dejaron abandonada al pie de un puente.

Los sicarios empezaron a correr por la calle J11, donde dejaron botado un chaleco del Ministerio de Salud Pública, que usaba uno de los criminales. Hasta allí la Policía les siguió el rastro, y pensaron que los hombres se habían escondido entre la maleza que hay en el cauce del río Burro.

Un grupo de agentes empezó a buscar en las riberas, lanzaban piedras y gas lacrimógeno sobre arbustos para saber si estaban escondidos en el lugar.

Otro grupo hizo un operativo por el barrio apoyado por un helicóptero que daba vueltas en el cielo. Todo ante la mirada de los vecinos del sector, que salieron a las calles primero por el ruido de las balas y luego de las motos de los policías, que iban y venían. También por el ruido del helicóptero. La búsqueda en las casas y las riberas del río duró cerca de cuarenta minutos. No los encontraron.

Dentro del chaleco que supuestamente usaba uno de los sicarios se encontró una nota que decía: “Chulqueros de a v… vayan a extorsionar al diablo”.

>De la misma familia. Karen Zambrano es la cuarta víctima de su familia, ya que hace dos años mataron a su mamá y dos tíos. El crimen de la mamá y la tía de Karen, Glenda y Marcia Zambrano, ocurrió el 28 de enero del 2020 en la calle J-10, del barrio Jocay. Cinco meses después dispararon y asesinaron también a su otro tío, Luis Zambrano.

Por los crímenes de Glenda y Marcia hay dos hombres sentenciados a 22 años de cárcel: Walter Manuel Ávila Murillo y Jefferson Mario Guerrero Macías, a quienes se los acusó de disparar contra las mujeres.

La clave para resolver la doble muerte fue la versión que rindió una persona que presenció el atentado, dijo el fiscal Paco Delgado después de la sentencia.

La teoría que manejó la Fiscalía sobre este doble crimen es que se produjo por problemas de territorio originado por disputa de la venta de drogas.

Mientras que por el asesinato de Luis Zambrano, que fue acribillado en el barrio San Valentín, aún no hubo presos.

Los sicarios que atentaron contra la vida de Karen Zambrano quedaron grabados en video. En varios videos de cámaras de seguridad se observa a uno de ellos que llevaba puesto el chaleco del Ministerio de Salud. Este caminaba a un costado del motociclista momentos antes de que se registrara el atentado, dijo la Policía.  (EL DIARIO)