Los transportistas del Rin se adaptan a la drástica caída del nivel del río

El bajo nivel del agua está presionando a las empresas de transporte entorno al río Rin en Alemania. «Creo que mucha gente es consciente de que este fenómeno se incrementará debido al cambio climático, que tendremos variaciones de agua alta, agua baja, agua alta y agua baja y que tenemos que reaccionar en consecuencia», destaca Kristin Kahl , directora de sostenibilidad de Contargo

Los últimos datos del Servicio de Cambio Climático de Copernicus, que muestran que en Europa, este mes de agosto ha sido, con diferencia, el más cálido de los registrados. Las temperaturas del mes pasado fueron 1,7 grados Celsius por encima de la media del período de 1991 a 2020.

Lo que supone casi un grado más que el anterior récord registrado en agosto en otro año cálido, el 2018. En general en Europa ha sido un verano muy caluroso. Veamos la comparación histórica.

Este gráfico muestra anomalías de temperatura para los meses de junio, julio y agosto combinados desde 1979, y se puede ver la tendencia al calentamiento, subiendo en el verano de 2022, como vemos al final: 1,3 grados por encima de la media.

Copernicus - Euronews
Anomalía de temperaturas desde 1979Copernicus – Euronews

Respecto a las anomalías de temperatura combinadas de junio, julio y agosto a escala global se puede ver que fue un verano más cálido que la media en muchas zonas del hemisferio norte. Y luego, destacado en azul, está Pakistán, que ha sido más frío, pero que ha sufrido fuertes lluvias que han provocado inundaciones devastadoras que se han cobrado mil cuatrocientas vidas.

Copernicus / Euronews
Anomalía de temperaturas a nivel globalCopernicus / Euronews

Si nos centramos en la situación del río Rin, en Alemania, la sequía récord de este año ha dejado los niveles de agua tan bajos que muchas embarcaciones sólo han podido transportar una cuarta parte de su carga habitual. La crisis ha hecho que el sector del transporte fluvial se apresure a adaptarse.

Las embarcaciones del Rin siguen transportando cargas más ligeras porque el nivel del agua sigue siendo bajo. Las cadenas de suministro están gravemente alteradas: hoy no se esperan barcos portacontenedores en el puerto de Coblenza.

Para el gerente Arndt Puderbach, es un momento frustrante. «Los niveles de agua ya son un motivo de preocupación para nosotros y la situación es muy insatisfactoria porque la demanda está ahí, pero desgraciadamente no podemos ofrecer una capacidad adecuada a nuestros clientes y ofrecer el servicio que nos gustaría», destaca Puderbach.

«Ofrecemos una embarcación. Servicio de línea desde los puertos occidentales de Rotterdam Amberes a Coblenza. Varias veces a la semana Nuestros buques transportan contenedores con diferentes mercancías. Los barcos transportan contenedores con diferentes mercancías. Se trata de repuestos para bicicletas. Se trata de productos de Re Factory, materias primas para la industria refractaria. Se trata de neumáticos y productos de línea blanca. Y en la exportación tenemos productos de acero, productos acabados, ladrillos especiales para revestir altos hornos

Arndt Puderbach 

Gerente de la terminal de Contargo

La solución que pueden ofrecer es lo que se llama un puente terrestre: transportar mercancías y materias primas por ferrocarril o por carretera en determinados tramos de su viaje por el Rin.

Contargo también está pensando a largo plazo, encargando nuevos buques electrificados que puedan navegar por aguas menos profundas:

«Por supuesto, vamos a adaptar los buques que estamos construyendo para que, por defecto, también puedan transportar más tonelaje incluso con un nivel de agua más bajo. Ese es un elemento muy importante a la hora de que los buques se aprovechen bien cuando haya poca agua en el Rin», apunta Kristin Kahl, responsable de sostenibilidad de Contargo.

Los barcos que navegan por el Rin, los más grandes, pueden transportar hasta 500 toneladas cada vez. Con un tren, son entre 80 y 100. En este sentido, los barcos siguen siendo nuestro objetivo. Ese es nuestro negocio principal. Y seguiremos operando con eso en el futuro y haremos que nuestros buques estén preparados para el futuro.

Kristin Kahl 

Responsable de sostenibilidad de Contargo

El Rin estuvo por debajo de la media a principios de este año debido a que la primavera fue cálida y seca y el agua de deshielo de los Alpes entró y salió rápidamente. Por ello, el agua en Kaub, uno de los tramos menos profundos, podría mantenerse bajo este otoño, según el científico Enno Nilson.

«También hay que recordar que estamos comenzando la temporada de mareas bajas. Ahora estamos a principios de septiembre, y la temporada de bajamar aquí suele durar hasta octubre, a veces hasta noviembre», indica el investigador principal del Instituto Federal de Hidrología de Alemania, Enno Nilson.

Este tipo de escasez de agua, escasas precipitaciones en primavera, altas temperaturas en primavera que provocan el deshielo temprano de las masas de nieve y hielo. Sí, este, este fenómeno, esta concatenación la atribuimos al cambio climático. Es algo que esperamos que ocurra cuando las temperaturas aumenten, cuando las proyecciones climáticas que manejamos hasta finales del siglo XXI se tengan en cuenta

Enno Nilson 

Investigador principal del Instituto Federal de Hidrología de Alemania

Hay muchos planes de adaptación en marcha: el Gobierno va a hacer más hondos los canales menos profundos, y las compañías navieras disponen ahora de sofisticadas predicciones fluviales para gestionar mejor la logística. Pero Nilson sigue expresando su preocupación por lo extrema que puede llegar a ser la situación:

«En el futuro, debido al cambio climático, esperamos que la situación de estiaje empeore si no nos dedicamos a la protección del clima. Puede expresarse en términos de intensidad, es decir, hasta qué punto podría bajar el nivel del agua, hasta qué punto podríamos tener poca carga fluvial, hasta qué punto podrían navegar los barcos. Pero también en términos de duración – es decir, cómo podríamos estar atrapados en situaciones de aguas bajas durante semanas o meses, y cómo deberíamos adaptarnos» añade Nilson.

Periodista • Jeremy Wilks

Fuentes adicionales • Juan Carlos de Santos (versión en español)

Fuente: es.euronews.com