La ONU acusó a Maduro y a jefes de inteligencia venezolanos por crímenes de lesa humanidad

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) denunció este martes a los jefes de los servicios de inteligencia civil y militar de Venezuela por cometer crímenes de lesa humanidad contra opositores al gobierno. En la acusación, manifestaron que las acciones fueron ordenadas directamente por el presidente Nicolás Maduro y sus colaboradores cercanos.

«El Estado venezolano utiliza los servicios de inteligencia y a sus agentes para reprimir la disidencia en el país«, sostuvo Marta Valiñas, presidenta de la Misión Internacional Independiente de la ONU sobre la nación bolivariana, al presentar los resultados de un extenso informe obtenidos tras una investigación.

«Esto conduce a la comisión de graves delitos y violaciones de los derechos humanos, incluidos actos de tortura y violencia sexual«, aseguró. 

En ese sentido, señaló a Maduro y otras autoridades de alto nivel como «artífices en el diseño, implementación y mantenimiento de una maquinaria» para reprimir a todo tipo de oposición al oficialismo. El documento muestra el papel del Servicio Bolivariano de inteligencia (Sebin) y la Dirección de Contrainteligencia Militar (DGCIM) para llevar a cabo estos atropellos.

El informe realizado por la misión documentó 122 casos de víctimas que fueron «sometidas a tortura, violencia sexual y/u otros tratos crueles, inhumanos o degradantes» cometidos por agentes de la DGCIM desde 2014 hasta la actualidad. Estos habrían ocurrido en la sede del ente en Caracas, y en una red de centros de detención clandestinos en todo el país.

En el análisis, se precisa que los métodos de tortura utilizados incluyen «palizas con objetos, descargas eléctricasasfixia con bolsas de plástico y posiciones de estrés». Asimismo, se nombran formas de «tortura psicológica», como la llamada tortura blanca, que consiste en la «pérdida de la identidad personal» a través de largos períodos de privación sensorial y aislamiento.

En el caso del Sebin, se indica como responsables al actual director general, Gustavo Enrique González, al director del Helicoide (principal centro de detención) entre 2014 y 2018, Carlos Alberto Calderón; y su mano derecha, Ronny González.

Órdenes de Maduro y Diosdado Cabello

«Nos parece muy preocupante. Creemos que forma parte de una escalada superior contra las organizaciones de derechos humanos y contra quienes hoy denuncian la política de represión del presidente Nicolás Maduro», manifestó la Dra. Valiñas.

Según las investigaciones, el propio jefe de Estado y funcionarios cercanos de alto nivel habrían «participado en la selección de los objetivos«. Dentro de los señalados como principales responsables se encuentra el poderoso dirigente chavista Diosdado Cabello, diputado a la Asamblea Nacional y vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela.  

Periodistas, dirigentes políticos de la oposición, manifestantes y activistas por los derechos humanos están dentro de la larga lista de ex prisioneros de ‘El Helicoide’. Los ex detenidos explicaron a la misión sobre las pésimas condiciones en las que se encontraban y también las torturas y malos tratos que se les aplicaron. 

«Tenían que orinar en botellas de plástico«, detalla el escrito, ya que precisa que en ese lugar se les habría permitido solo una visita diaria al baño. Además, describe que había mayores comodidades para los detenidos que «pagaban» por «celdas privilegiadas».

Valiñas comunicó que tanto el Sebin como la DGCIM hicieron uso de la «violencia sexual y de género» para humillar a sus detenidos y concluyó: «Venezuela sigue enfrentada a una profunda crisis de derechos humanos«.

FP / MCP Fuente: MSN Latam