Los acorralaron en una guardarraya para matarlos

Un total de 15 orificios tenía el cuerpo del ciudadano de nacionalidad venezolana Jesús Alexander Vallejo Gómez, de 45 años, quien sufrió un atentado la tarde de este lunes.

En este hecho también murió John Eduardo Poma Merino, de 41 años, que recibió 11 disparos.

Un informe policial detalla que las víctimas fueron citados, por razones aún no determinadas, en una guardarraya que conduce al sitio Ceibales, en Machala.

Al recorrer el camino de tierra cerca de 200 metros, fueron abordados por una camioneta en la que se movilizaban personas en poder de armas de fuego.

Se presume, que las víctimas intentaron escapar para lo cual iban a dar vuelta; sin embargo, fueron rodeados y les dispararon, por ello, el carro azul en el que se transportaban quedó atravesado en la vía.

Para cuando llegó personal de la Policía Nacional constaron que Vallejo, quien era el conductor, se encontraba sin signos vitales.

Mientras que el acompañante estaba aún con vida, razón por la que fue trasladado al hospital Teófilo Dávila. Mientras era intervenido quirúrgicamente se confirmó su fallecimiento.

El coronel Paúl Proaño indicó que el vehículo en el que escapaban los sujetos fue localizado e inició una persecución que terminó con las detenciones de ellos.

Mientras que Criminalística llegó al sitio del crimen y determinó que el cadáver de Vallejo tenía un total de 15 orificios, además, en los alrededores se hallaron 11 indicios balísticos.

El oficial también dijo que Poma registraba cuatro detenciones anteriores por los delitos de tentativa de asesinato/homicidio, muerte producida por riña, plagio y tenencia y posesión ilícita de sustancias sujetas a fiscalización.

Los detenidos fueron identificados como Luis Calderón, de 41 años, quien registra detenciones por robo, investigación y descubrimiento de infracciones y José Capa, de 39, detenido anteriormente por investigación y descubrimiento de infracciones, ocultación de cosas robadas, tenencia de armas no autorizadas y tenencia y posesión ilícita de sustancias estupefacientes o psicotrópicas. (DIARIO CORREO)