«Aún estaba vivo” cuando le llevaron al depósito de cadáveres: le encontraron con los ojos abiertos

Un hospital de Australia se encuentra bajo investigación después de que el personal de enfermería al parecer enviara a un hombre a la morgue en una bolsa para cadáveres cuando aún estaba vivo.

Kevin Reid, paciente de cuidados paliativos, murió supuestamente en el Hospital General de Rockingham el 5 de septiembre. Pero el descubrimiento de un médico sugiere que el paciente podría haber muerto en realidad el 6 de septiembre, a pesar de haber sido enviado ya al depósito de cadáveres.

El médico se dio cuenta de que podía haberse cometido un grave error cuando abrió la bolsa del cadáver y encontró sangre fresca en la bata del paciente y vio que tenía los ojos abiertos, según los reportes.

El 5 de septiembre, las enfermeras creyeron que Reid, de 55 años, había muerto y lo enviaron a la morgue tras informar a su familia. Un médico no acudió a certificar la muerte del paciente antes de enviarlo a la morgue, lo que el hospital atribuyó a la falta de personal.

El hospital también afirmó que se había producido una confusión porque dos pacientes habían fallecido en un espacio de tiempo muy corto.

Al día siguiente, un médico fue a certificar la muerte de Reid después de que una organización de donación de órganos solicitara permiso para recibir sus órganos.

Además de detectar sangre fresca y los ojos del paciente abiertos, se informó que dos de las extremidades del cadáver se habían movido, lo que hizo temer que Reid estuviera vivo cuando fue trasladado a la bolsa para cadáveres.

El hospital, cerca de Perth, se encuentra bajo investigación ((Aportación))
El hospital, cerca de Perth, se encuentra bajo investigación ((Aportación))

El médico alertó al juez de instrucción del estado después de que, al parecer, el personal superior del hospital le pidiera que modificara la fecha de la muerte de Reid. El Tribunal Forense de Australia Occidental inició enseguida una investigación.

“Creo que la sangre franca de un nuevo desgarro de la piel, la posición del brazo y los signos oculares eran incompatibles con una persona que estaba post mortem a su llegada a la morgue”, escribió el médico en su reporte al forense, según informó Business News.

Un médico australiano abrió el cierre de una bolsa para cadáveres y encontró sangre fresca en la bata del paciente (Getty Images/iStockphoto)
Un médico australiano abrió el cierre de una bolsa para cadáveres y encontró sangre fresca en la bata del paciente (Getty Images/iStockphoto)

Paul Forden, director general del Servicio de Salud Metropolitano del Sur, señaló que la familia del paciente estuvo presente junto a su cama durante algún tiempo después de que las enfermeras anunciaran su muerte.

También aclaró que la investigación realizada por los funcionarios sanitarios examinaba “los protocolos tras la muerte de un paciente” y subrayó que no se estaba investigando si el paciente estaba vivo o no.

Fuente: Yahoo en Español