Biden anuncia “consecuencias” para Arabia Saudita tras recorte de producción de la OPEP+

La OPEP+, que incluye a Rusia y a Arabia Saudita, anunció la semana pasada que recortará su producción en 2 millones de barriles diarios, lo que contribuirá a apuntalar los precios del petróleo que permiten a Putin seguir pagando su invasión en Ucrania.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo el martes que habrá “consecuencias” para Arabia Saudita, después de que la OPEP+ anunció un recorte en su producción de petróleo y algunos legisladores demócratas pidieron que se congele la cooperación con los sauditas.

Biden sugirió que tomaría medidas pronto y sus asesores anunciaron que el gobierno estaba reevaluando su relación con el reino árabe por el recorte petrolero, que según funcionarios de la Casa Blanca ayudaría a otro miembro de la OPEP+, Rusia, a aumentar sus ingresos tras casi ocho meses de guerra en Ucrania.

El senador demócrata Richard Blumenthal y el representante demócrata Ro Khanna presentaron el martes una iniciativa de ley que suspendería inmediatamente todas las ventas de armas de Estados Unidos a Arabia Saudita por un año. Esta pausa también detendría las ventas de piezas de repuesto, así como los servicios de asistencia y apoyo logístico.

Sin embargo, está por verse hasta dónde está dispuesto a llegar Biden para mostrar su descontento con los sauditas, un aliado fundamental, pero complicado, en el Oriente Medio.

En una entrevista en CNN, Biden dijo que consultaría con el Congreso sobre los próximos pasos, pero no llegó a respaldar la propuesta de los legisladores demócratas de congelar la venta de armas.

“Habrá consecuencias por lo que han hecho, con Rusia”, dijo Biden. “No voy a entrar en detalles de lo que yo consideraría y lo que tengo en mente. Pero habrá consecuencias”.

John Kirby, portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, dijo el martes que Biden cree que “es el momento de volver a examinar esta relación y asegurarse de que está sirviendo a nuestros intereses de seguridad nacional”.

Biden prometió en su campaña recalibrar la relación con Arabia Saudita debido a antecedentes en materia de derechos humanos, pero hizo una visita al reino este año. La secretaria de prensa, Karine Jean-Pierre, dijo el martes que la Casa Blanca no tiene un calendario para la revisión ni se ha nombrado a un asesor que actúe como persona de contacto.

Blumenthal y Khanna presentaron su proyecto de ley un día después de que el senador demócrata Robert Menéndez dijo que era inaceptable que la OPEP+ tomara medidas para recortar la producción de petróleo y con ello reforzar las arcas de Rusia mientras prosigue su guerra contra Ucrania.

Menéndez prometió utilizar su posición como presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado para bloquear cualquier futura venta de armas a los sauditas.

En la Casa Blanca, Kirby dijo: “Vamos a analizar seriamente esta relación, así como a tomar en serio las preocupaciones de los miembros del Congreso”.

Menéndez no informó a la Casa Blanca antes de anunciar su intención de bloquear las futuras ventas de armas a Arabia Saudí, dijo Kirby.

La OPEP+, que incluye a Rusia y a Arabia Saudita, anunció la semana pasada que recortará su producción en 2 millones de barriles diarios, lo que contribuirá a apuntalar los precios del petróleo que permiten al presidente ruso Vladimir Putin seguir pagando su invasión en Ucrania.

El recorte también amenaza una economía mundial ya desestabilizada por el conflicto en Ucrania y corre el riesgo de generar un nuevo aumento en los precios de la gasolina poco antes de las elecciones de medio término en Estados Unidos.

El ministro de Relaciones Exteriores saudita, Faisal bin Farhan Al Saud, dijo el martes a la cadena Al Arabiya que la justificación de su gobierno a reducir la producción era “puramente económica”.

[Con información de The Associated Press] Fuente: Voz de América