Indignante: secuestran a niño en Edomex; se puso enfrente para defender a su mamá

Un video de seguridad mostró uno de los secuestros más tétricos que se recuerden. En esta ocasión no hubo fragmento que escapara: todo fue captado. Una madre camina junto a su hijo rumbo a la escuela en Huehuetoca, Estado de México. De la nada, un carro frena enfrente de ellos. Dos sujetos se bajan y el niño se coloca enfrente de su madre, como si quisiera defenderla. Uno de los tipos arrebata al menor y lo mete en el carro. Mientras tanto, el otro golpea a la madre y le arrebata una mochila. Eran las 07:54 de la mañana del 10 de octubre, horario de entrada a la escuela.

Detrás venía otra madre con su hijo. Corrieron tan pronto vieron qué era lo que estaba pasando. No hay manera de culparles. Basta con ponerse un poco en los pies de ellas: el miedo inusitado, el espanto de decir: «Por unos metros, nos hubiera tocado, nos salvamos». Y que no sirva nada nada ese consuelo, porque este secuestro, como todos los que han sido captados en cámaras, sólo sirven para ratificar que nadie está a salvo; que hoy fueron otros, que viviste para contarlo, pero que cualquier otro día podrías ser tú.

Esta semana ya se había reportado el secuestro de un menor en el municipio de Nezahualcóyotl. Por fortuna, lo localizaron sano y salvo. En este caso, no ha habido información oficial sobre el paradero del niño y de sus captores. La respuesta de la autoridades del Estado de México fue la que bien podrían firmar un banco o una tienda cuando alguien se queja de sus servicios en Twitter: “El área operativa ya se encuentra trabajando de manera coordinada con autoridades de Huehuetoca en esta lamentable situación. Si cuenta alguna información que apoye a la investigación, puede contactarnos vía MD”.

Entre 2020 y 2021, el Estado de México fue la entidad que más secuestros registró a nivel nacional con 146, superando así a Veracruz (125) y a Ciudad de México (79). Tan sólo en los primeros siete meses de este año, de enero y julio, se habían registrado 50 secuestros, según Rodrigo Archundia Barrientos, vicefiscal de la entidad.

El miedo está en todas partes y a todos los días. Los secuestros, una de las variantes más sórdidas de la inseguridad que azota a México, pueden presentar así como lo muestran los videos: a luz del día, ante la inocencia de un niño, y violentando a una madre paralizada por el miedo. Basta imaginar la frustración, el pánico absoluto, que era madre sintió cuando le quitaron a su hijo. Porque aunque fue en cuestión de segundos, debió ser una eternidad ese lapso en el que ella es robada y golpeada y su hijo ya está en el carro de los secuestradores. ¿Qué se puede hacer en un momento así? Mientras políticos de todos los colores se regodean en sus supuestos logros, la esperanza es la única opción para la gente a pie.

La secuencia con la que termina el clip, con la madre corriendo detrás del auto a sabiendas de que no podrá alcanzarlo, es la síntesis perfecta del horror cotidiano, asumido, que no por familiar deja de poner los pelos de punta; que no por haberse vuelto normal calma a la sangre que hierve de coraje, indignación e impotencia. ¿Cómo entender que esto pueda pasar y que no hay alguien que se haga cargo de esto?

Cada salida la calle se convertirá en un compendio de riesgos ya no potenciales, sino reales. ¿Con qué confianza se podría permitir que un niño juegue solo en las calles? Incluso las personas más escépticas, aquellas que siempre sostienen que «no pasa nada» han cambiado su opinión a punto de horror. No hay discurso capaz de rebajar este miedo.

Fuente: Yahoo en Español