“No siempre se vuelve a casa” Policía Verónica Songor, falleció tras luchar varios días por su vida

La tarde de este domingo 16 de octubre, en Guayaquil, la policía Verónica Mireya Songor Tapia, perdió la batalla que libraba por su vida tras varios días de encontrarse con un diagnóstico crítico, al recibir varios impactos de bala producto de un ataque criminal, el pasado 9 de octubre de 2022.

La servidora policial de 24 años de edad, fue alcanzada por varios impactos de bala, tras un ataque de delincuentes que dispararon contra la Unidad de Policía Comunitaria (UPC) en el sector de la Nueva Prosperina 2, en Guayaquil. Desde entonces, permaneció en cuidados intensivos luchando a cada instante por sobrevivir.

Verónica Songor era oriunda de la ciudad de Loja, nació el 7 de septiembre de 1998 y, desde niña siempre tuvo el sueño de ser policía. Fue hija de Juan Songor y Piedad Tapia, a quienes deja un dolor inquebrantable con su partida. Estudió en el colegio Pío Jaramillo Alvarado de su ciudad natal, donde siempre fue reconocida por ser una joven alegre y bondadosa, con un excelente desempeño estudiantil.

En mayo de 2019, en San Miguel de Bolívar, inició el proceso de postulación como aspirante a la Policía Nacional del Ecuador, ahí comenzaría su gran sueño.

Para marzo de 2021, su anhelo se cristalizó en la Escuela de Formación Cbos. Froilán Jiménez, donde se incorporó dentro de la promoción de la “Séptima Cohorte”. Con honor, orgullo y valentía empezó a portar el uniforme verde aceituna, ejerciendo su labor con responsabilidad, compromiso, empatía, pero, sobre todo, demostrando siempre, su vocación de servicio hacia los demás.

Desde que se graduó prestó sus servicios en la UPC de la Nueva Prosperina 2 – Guayaquil, hasta hoy, que su vida se apagó.

Verónica Songor, ofrendó la vida en el cumplimiento de su deber, tal como lo hizo en su juramento, ahora, se ha convertido en un referente de lucha frontal contra la delincuencia y el crimen organizado; por ella y por todos los valerosos policías que han fallecido en manos de la delincuencia, les decimos que aquí estamos, las 51 mil damas y caballeros de la paz más unidos que nunca, firmes y decididos a no doblegarnos jamás.

Por su parte, el comandante General de la Policía Nacional, GraD. Fausto Salinas Samaniego, lamentó el fallecimiento de Verónica y condenó todo acto de violencia. En su cuenta de Twitter expresó “Quienes ataquen a un Policía no tendrán tranquilidad, el fallecimiento de la servidora policial #VerónicaSongor no quedará en la impunidad, que Dios imparta sus bendiciones, de sosiego y les conceda la fortaleza necesaria a sus familiares ante tan irreparable pérdida”.

La Policía Nacional del Ecuador, a través de sus 51 mil damas y caballeros de la paz expresa sus más sentidas condolencias a la familia y amigos de Verónica, y reafirma su compromiso de lucha contra la delincuencia, la protección a los derechos humanos y la convivencia pacífica en todo el territorio nacional. / DIRCOM.