El polémico ataque de funcionarios chinos a un manifestante en el consulado del país asiático en Mánchester

Un hombre que protestaba contra el gobierno de Xi Jinping frente al consulado de Mánchester en Reino Unido fue llevado dentro de la sede diplomática y golpeado por funcionarios del país asiático, mientras que otros manifestantes también fueron atacados, y el cónsul general es señalado como responsable.

Según un comunicado de la policía de Mánchester, entre 30 y 40 personas se reunieron el domingo frente al consulado para protestar contra el gobierno chino.

Ese día comenzó en Pekín el 20° Congreso del Partido Comunista Chino (PCCh), que para el final de la semana prevé reelegir a Xi para un tercer mandato.

«Poco antes de las 4:00 p.m. (hora local), un pequeño grupo de hombres salió del edificio y un hombre fue arrastrado al predio del consulado y agredido», dijo la policía en el comunicado.

«Debido a nuestros temores por la seguridad del hombre, los agentes intervinieron y sacaron a la víctima del predio del consulado».

El consulado es territorio de Reino Unido, pero las autoridades británicas no pueden ingresar sin consentimiento.

«Me arrastraron adentro, me golpearon«, narró el manifestante a la BBC.

Al menos ocho funcionarios chinos, algunos de los cuales llevaban cascos y chalecos protectores, regresaron luego al edificio del consulado.

El gobierno de Reino Unido calificó el hecho de «extremadamente preocupante», mientras que el consulado chino afirmó que los manifestantes mostraron un retrato insultante se su presidente.

Presunta participación del cónsul

Este martes en la Cámara de los Comunes, la parlamentaria conservadora Alicia Kearns apuntó contra el cónsul general de China en Mánchester, Zheng Xiyuan, y pidió respuestas al ministro de Relaciones Exteriores.

«Lo que vimos fue que el cónsul general chino derribaba carteles y la protesta pacífica«, dijo Kearns.

Después hubo «lesiones corporales graves contra un hongkonés, que fue hospitalizado por participar en una protesta pacífica», agregó.

«Algunos fueron luego arrastrados al territorio del consulado para recibir más palizas por parte de funcionarios que han sido reconocidos como miembros del PCCh», afirmó la parlamentaria.

A la derecha Zheng Xiyuan y a la izquierda la imagen del hombre que alegan estuvo involucrado en el incidente violento.
Pie de foto,A la derecha Zheng Xiyuan y a la izquierda la imagen del hombre que alegan estuvo involucrado en el incidente violento.

«No podemos permitir que el PCCh importe las palizas a los manifestantes, su silenciamiento de la libertad de expresión y su incapacidad para permitir una y otra vez las protestas en suelo británico. Esta es una escalada escalofriante», sostuvo.

Los parlamentarios tienen fueros, lo que les permite hablar libremente sin temor a acciones legales.

China no ha hecho comentarios sobre la supuesta participación de Zheng Xiyuan, pero el Ministerio de Relaciones Exteriores en Pekín defendió las acciones del personal del consulado.

El portavoz Wang Wenbin dijo que manifestantes habían «ingresado ilegalmente» al predio y que los diplomáticos de cualquier país habrían tomado las «medidas necesarias» para proteger sus instalaciones.

La versión oficial china no concuerda con los videos y las declaraciones de la policía británica.

«Persona non grata»

Otro parlamentario, el laborista Afzal Khan, que representa el distrito electoral donde se encuentra el consulado, dijo en la Cámara de los Comunes que estaba «asqueado» por las escenas.

«Reino Unido representa la libertad, el estado de derecho y la democracia», aseguró el parlamentario. «La represión de las protestas pacíficas nunca será tolerada en suelo británico», agregó.

Khan y otros representantes pidieron que el cónsul general sea declarado «persona non grata», es decir, que no es bienvenido en el país.

Como diplomático, el cónsul general tiene inmunidad, lo que significa que está teóricamente protegido contra enjuiciamiento. Declarar a alguien «persona non grata» puede eliminar el estatus diplomático y potencialmente resultar en la expulsión.

Hombre enmascarado en la protesa. Alegadamente es el consul general de China.

El parlamentario conservador Iain Duncan Smith preguntó si el gobierno «estaría preparado para expulsar al cónsul general y a cualquiera de los que se descubra que formaron parte de la golpiza de castigo y el vandalismo».

El ministro de Relaciones Exteriores, Jesse Norman, dijo que tomará medidas cuando tenga «una comprensión acabada de los hechos». Agregó que el gobierno citó al encargado de negocios chino en Londres, adjunto del embajador, para pedirle una explicación.

«Ya hemos esbozado un proceso para plantear esto formalmente a la embajada china (…) Veremos adónde pueden conducir estos procedimientos legales y procesales, y allí decidiremos cómo seguir», expresó Norman en la Cámara de los Comunes.

Algunos parlamentarios pidieron al Ministerio de Relaciones Exteriores que fuera más severo con las medidas.

«El ministro básicamente envía un memorando a la embajada china, ofrece una taza de té y conversa con el embajador», cuestionó el laborista Andrew Gwynne.

Las protestas contra el gobierno chino y contra Xi se han multiplicado en diferentes ciudades del mundo en los últimos días a raíz de la esperada reelección del jefe de Estado.

Fuente: BBC News Mundo