Patricia lleva tres meses en prisión tras denunciar abuso sexual; la acusan de declaraciones falsas

Patricia lleva más de tres meses detenida en el penal de Santa Martha Acatitla, luego de haber denunciado a dos integrantes de la Cooperativa Cementos Cruz Azul por presunto acoso y abuso sexual, presuntamente cometido en su contra en 2016. Antes de que se resolviera la denuncia que interpuso, fue aprehendida en su estado natal, Michoacán, acusada de falsedad de declaraciones y fraude, lo que su defensa considera un acto de amedrentamiento.

En marzo de 2017, Patricia denunció por acoso y abuso sexual al entonces director comercial de la Cooperativa Cementos Cruz Azul y a un gerente de zona, quienes, de acuerdo con la mujer, se aprovecharon de la relación comercial que tenían con ella como distribuidora para violentarla.

Olivia Rubio, abogada de Patricia, explicó en entrevista que su representada conoció a Víctor Manuel “V” y a Jorge “C” en 2016, luego de que su padre falleció. Ella tomó las riendas de la distribuidora de cemento de su familia, ubicada en Michoacán, motivo por el cual sostuvo diversas reuniones con los acusados en la Ciudad de México, “en hoteles o en restaurantes donde la citaban para insinuarle que para continuar en el negocio tenía que ser amable con ellos”.

Patricia tardó un año en denunciar, “porque se vio en una encrucijada, sabiendo que al acusar a los directivos de la cooperativa, el negocio de su familia se iba a venir abajo, pero después decide que no puede sortear esta situación sola, y es cuando acude a las autoridades. Tiempo después, los señalados se enteran y empiezan a intervenir en el caso”.

Según la abogada, en la primera relatoría de hechos que la víctima presentó en la Fiscalía de Delitos Sexuales en la Ciudad de México ella tuvo “algunas imprecisiones” que se debieron al shock en el que estaba. “Las va corrigiendo conforme avanza el proceso y aporta más información, situación de la que se aprovecharon los acusados para denunciarla por falsedad de declaración”, agregó la litigante.

A esta acusación en contra de Patricia se sumó el hecho de que, con la presentación de un testigo —que según la defensa de la denunciada es falso—, los acusados señalaron a la mujer de haber cometido un fraude por 12 millones de pesos.

La torre de control del Centro de Rehabilitación Santa Martha Acatitla. REUTERS/Bernardo Montoya.
La torre de control del Centro de Rehabilitación Santa Martha Acatitla. REUTERS/Bernardo Montoya.

De acuerdo con la defensora, “con la vinculación a proceso de Patricia, la carpeta por violación que se estaba integrando se intentó resolver como no ejercicio de la acción penal, decisión que apelamos y actualmente está en proceso, pero nos parece gravísimo que, si una mujer comete imprecisiones en su declaración por una experiencia tan violenta como esta, termine siendo la imputada”.

Animal Político consultó sobre el caso a la Cooperativa Cementos Cruz Azul, sin que hasta el momento de la publicación haya obtenido respuesta. El Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México indicó que no puede pronunciarse al respecto, por tratarse de una investigación en curso.

Perito advierte riesgo suicida

La familia de Patricia está preocupada por su salud mental. La abogada Olivia Rubio comentó que, desde que fue víctima de abuso sexual, Patricia requirió de atención psiquiátrica y medicamentos para la depresión, estado que ha empeorado a raíz de que se encuentra privada de la libertad.

“Nosotros pedimos una prueba pericial en psiquiatría para evaluar el estado de Patricia, por lo que un perito fue a verla al interior del reclusorio de Santa Martha, y lo que estableció es que, aun con los medicamentos que toma, su depresión continúa y hay riesgo de que cometa suicidio”, lamentó.

Para la madre y la hermana de Patricia, el proceso que se ha seguido en su contra no ha sido sencillo. Tuvieron que dejar su casa en Michoacán para trasladarse a la Ciudad de México, con el fin de estar cerca de ella para visitarla en prisión.

Además de este proceso, la abogada contó que han tenido que lidiar con la exposición del caso que la cementera ha hecho a través de sus redes sociales, en las que ha señalado a Patricia como culpable de un fraude en el que busca inculparlos, y negando las acusaciones en contra de sus socios.

“Publicaron las fotos de su detención en Michoacán, y estuvieron diciendo que era una delincuente mentirosa, lo que es tremendo y grave porque da un mensaje a las mujeres que deciden denunciar violencia sexual de que pueden terminar en prisión, acusadas de falsedad de declaración, mientras los agresores gozan de total impunidad”, remarcó.

Fuente: Yahoo en Español