12 años de prisión para conductor que en estado etílico atropelló a dos mujeres

Tena (Napo), 21 de octubre de 2022.- En estado etílico, Jorge Xavier S. atropelló a dos mujeres y, días después, provocó la muerte de una de ellas. Luego del accidente, huyó del lugar, chocó con otro vehículo y lesionó a su conductor.

Por esta secuencia de hechos, que fueron probados técnicamente por el fiscal Jorge Orquera, un Juez de Garantías Penales de Napo lo sentenció a cumplir una pena agravada de doce años de privación de libertad.

Los hechos sucedieron el 7 de mayo de 2022, en el sector de la terminal terrestre, en Tena. Dos mujeres, madre e hija –de 51 y 14 años, respectivamente– esperaban el bus, cuando Jorge Xavier S. las embistió con el auto y las abandonó en la calle. Cuadras más adelante chocó contra un taxi, causándole contusiones al conductor.

La prueba de alcoholemia, practicada al ya sentenciado, una vez que fue aprehendido, arrojó un resultado de 2,92 gramos de alcohol por litro de sangre, cuando el nivel máximo permitido es 0,1 gramos de alcohol por litro de sangre.

Se le formularon cargos como autor del delito de lesiones causadas por accidente de tránsito (con incapacidad de treinta y uno a noventa días). Sin embargo, la mujer de 51 años murió días después como consecuencia del atropellamiento.

Entonces, Fiscalía reformuló cargos por el delito de muerte causada por conductor en estado de embriaguez, tipificado en el primer inciso del artículo 376 del Código Orgánico Integral Penal (COIP).

En la audiencia de juzgamiento, con base en las pruebas presentadas por Fiscalía, el acusado fue sentenciado a una pena agravada, por la aplicación del numeral 3 del artículo 374 del COIP: “la persona que ocasione un accidente de tránsito y huya del lugar de los hechos, será sancionada con el máximo de la pena correspondiente a la infracción cometida”.

Jorge Xavier S. también de reparar integralmente a las víctimas con 25.000 dólares para la familia de la persona fallecida, 1.700 dólares como reparación de las lesiones sufridas por la adolescente y 8.024 dólares a favor del propietario y conductor del taxi, como reparación por las lesiones y daños materiales ocasionados. (FGE)