Murió el hombre más sucio del mundo; pasó 60 años sin bañarse

Amou Haji, considerado el hombre más sucio del mundo, murió a los 94 años de edad, en Irán, su país natal. De acuerdo con medios locales, el sujeto pasó 60 años de su vida sin bañarse.

Una agencia de noticias iraní informó que el hombre más sucio del mundo pasó seis décadas sin bañarse por temor a enfermarse; no obstante, hace unos meses los aldeanos lo llevaron a tomar una ducha.

Poco después, el Amou Haji enfermó y finalmente murió el pasado domingo 23 de octubre en el pueblo Dejgah, señaló la agencia IRNA.

Aunque pasó casi toda su vida sin bañarse, el hombre más sucio del mundo vivió más años que varios hombres de su localidad, donde el promedio de vida es de 77 años.

¿Por qué el hombre más sucio del mundo no se bañaba?

En un documental sobre la vida del hombre más sucio del mundo, Haji explicó que le tenía fobia a ducharse porque no quería enfermarse, además relató que experimentó “contratiempos emocionales en su juventud”, lo que lo motivó a vivir solo y aislado.

Amou también confesó que no le gustaba la comida y las bebidas frescas, él prefería alimentarse de animales, dijo que su favorito era el puercoespín podrido y tomaba agua que recogía con una lata de charcos cercanos.

A pesar de sus condiciones de vida y para sorpresa de todos, el hombre más sucio del mundo tenía un buen estado de salud.

Un equipo de médicos dirigido de la Escuela de Salud Pública de Teherán visitó a Haji para realizarle algunas pruebas y todos sus exámenes dieron negativo para ETS, hepatitis y parasitología.

El resultado de las pruebas sorprendió a todos los médicos ya que esperaban encontrarlo en un estado de salud deplorable. No obstante, estaba sano y solo encontraron Triquinosis, una infección parecía no causar síntomas.

Los doctores concluyeron que el hombre más sucio del mundo logró desarrollar un sistema inmunológico fuerte tras vivir durante muchos años en condiciones precarias.

Fuente: Azteca Noticias