Sala Penal ratifica pena máxima agravada contra 3 sentenciados por prostitución forzada

Quito (Pichincha).- La Sala Penal de la Corte Provincial de Justicia de Pichincha rechazó el recurso de apelación a la sentencia interpuesto por tres procesados por el delito de prostitución forzada.

Fiscalía desarmó los alegatos planteados por las defensas de Óscar Q., Frank F. y Wilmer Q., quienes buscaban que los jueces ratifiquen su estado de inocencia, argumentando que –en la audiencia de juicio– no se determinó el grado de participación de cada uno dentro de esta organización y que tampoco se cumplieron los verbos rectores del delito de prostitución forzada.

Paola Solís, fiscal especializada en Delincuencia Organizada Transnacional e Internacional (Fedoti No. 5), nuevamente sustentó su acusación con las pruebas ya valoradas por el Tribunal de Garantías Penales que emitió la sentencia condenatoria.

Los testimonios anticipados de las víctimas, así como abundante prueba pericial, testimonial y documental fueron expuestas en la diligencia, que concluyó la mañana de este lunes en la Corte Provincial de Justicia de Pichincha.

Tras haber escuchado a las partes, a la Sala no le quedó duda sobre la responsabilidad de Óscar Q., Frank F. y Wilmer Q. –señalados como autores del delito–, y ratificó el fallo de primera instancia en todas sus partes, acogiendo así el pedido de Fiscalía General del Estado.

Abuso y torturas

El caso llegó a conocimiento de Fiscalía por una denuncia presentada el 11 de febrero de 2021: Óscar Q., Frank F., Wilmer Q y Félix F. (este último no presentó recurso de apelación) captaron a sus víctimas por medio de la red social Facebook con una oferta de trabajo para vender zapatos, pero todo fue un engaño.

La fiscal Paola Solís probó que una vez que reclutaban a las mujeres, las obligaban a prostituirse a cambio de pagarles 180 dólares semanales, dinero que no les entregaban por descuentos, gastos de alimentación y vivienda que los acusados argumentaban.

De acuerdo a la investigación fiscal, si las víctimas querían abandonar estas actividades, los acusados las amenazaban con matarlas con una pistola de juguete.
Otra de las agredidas fue torturada: la amarraron en una habitación. Esto ocurrió frente al resto de mujeres para –de acuerdo a la lógica criminal de los procesados– dejar un precedente y sembrar el miedo en las demás víctimas.

El operativo para detener a los procesados se ejecutó el 29 de marzo de 2021.

Información jurídica

Fiscalía consiguió sentencia condenatoria por el artículo 101, numerales 1 y 3, del Código Orgánico Integral Penal (COIP), con las circunstancias agravantes del artículo 47, numerales 5 y 14, de la misma norma. (FGE)