Partidarios de Bolsonaro reclaman una intervención militar, continúan los bloqueos

El presidente saliente de Brasil alega que las máquinas de votación electrónicas facilitan el fraude. No ha presentado pruebas de ello, a pesar de que el Tribunal Superior Electoral se lo ha ordenado.

A pesar de que el gobierno de Jair Bolsonaro autorizó la transición de poder, sus simpatizantes no aceptan los resultados de las elecciones presidenciales del pasado domingo y continúan bloqueando carreteras federales e incluso el miércoles pidieron que los militares lideren una “intervención federal” contra la futura administración del mandatario electo, Luiz Inácio Lula da Silva.

Los defensores del presidente se concentraron bajo la lluvia frente al Comando Militar del Este en Río de Janeiro, uno de los ocho cuarteles generales regionales del ejército, alzaron los puños, ondearon banderas y corearon lemas como “Fuerzas armadas salven a Brasil” y “El pueblo, unido, jamás será vencido”.

Por su parte, los conductores de camiones, que desde hace días protestan por la derrota de Bolsonaro con bloqueos de carreteras, los mantienen a pesar de la orden de la Corte Suprema de desmantelarlos. El miércoles, la policía caminera dijo que había levantado 630 barricadas y aún quedaban 150 por levantar.

Las fuerzas armadas, que tuvieron un amplio papel bajo el gobierno de Bolsonaro, han permanecido en silencio desde la primera vuelta electoral, señal de que están tomando distancia del excapitán, dijeron expertos a The Associated Press.

En Fotos | Derrota de Bolsonaro en las urnas aviva protestas de camioneros en Brasil
Galería de fotosEn Fotos | Derrota de Bolsonaro en las urnas aviva protestas de camioneros en Brasil

Por su parte, el vicepresidente de Brasil, Hamilton Mourao, dijo el miércoles al diario O Globo que Lula no debió de haber participado en las elecciones, pero pidió aceptar la derrota: “No tiene sentido llorar más, perdimos el juego”.

Bolsonaro perdió en una contienda estrechísima en la que obtuvo el 49,1% de los votos contra 50,9% de da Silva. Fue la primera derrota electoral que sufrió en 34 años de carrera.

El presidente saliente tardó dos días en hablar a la nación. En un discurso de menos de dos minutos desde la residencia presidencial el martes, no llegó a reconocer el triunfo de da Silva, pero dijo que acataría la constitución. También alentó las protestas de sus partidarios mientras fueran pacíficas.

[Con información de AP] Fuente: Voz de América