Dos UPC fueron atacadas por grupos delictivos

En el cantón Durán se registraron al menos ocho incidentes en el día. La Unidad de Policía Comunitaria (UPC) de la cooperativa Oramas González también fue atacada con explosivos.

Eran las 21:30 cuando los vecinos escucharon disparos y, segundos después, una detonación. Vidrios cayeron y oyeron un motor que arrancó.

En la UPC ya no había policías desde el martes, dijeron algunos moradores, que están asustados por lo que sucede en el cantón.

Contaron que no han visto policías recorrer la zona desde el martes. Ese día se reportaron cuatro ataques a uniformados en Durán y dos agentes fallecieron tras ser acribillados en el patrullero.

Ese mismo día se reportó otro ataque en la UPC de Patria Nueva, en el cantón Daule.

Eran más de las 16:35 cuando lanzaron un explosivo a la puerta de la unidad. Se presume que sujetos en moto que pasaron a pocos metros lanzaron el artefacto.

En pocas horas, en el cantón ferroviario los moradores reportaron al menos ocho atentados durante el jueves 3 de noviembre.

Una de las primeras alertas provino de la Unidad de Policía Comunitaria (UPC) en el sector de El Arbolito. Ahí, un explosivo detonó en el exterior, lo que dañó su fachada. Poco después se reportaron novedades en gasolineras.

Un artefacto explosivo sin detonar fue hallado en una gasolinera en Durán. La estación de servicio está a pocos metros del puente de la Unidad Nacional.

“CHONE KILLER”

Los cabecillas de los “Chone Killer” que fomentaron resistencia armada en el pabellón 2 de la Penitenciaría del Litoral han sido llevados a la Roca, prisión que está en el mismo sector de la vía a Daule.

“Se ha logrado el control al menos del 85 % del total de edificios que se encuentran en la Penitenciaría”, dice el ministro de Gobierno, Francisco Jiménez. Los traslados se producen luego de 12 horas de incidentes en la Penitenciaría durante un proceso de traslado de reos.

El SNAI, el ente que maneja las cárceles, indicó que los reos se resistieron a los traslados. El director general del Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de la Libertad y a Adolescentes (SNAI), Guillermo Rodríguez, informó que luego de 12 horas de haberse iniciado el operativo en el centro carcelario se cumplió con el traslado del restante de personas privadas de la libertad a la regional 4.

TERMINAL TERRESTRE

En la Terminal Terrestre Jaime Roldós Aguilera, situada en el norte del Puerto Principal, se limitó el uso del estacionamiento de vehículos particulares.

Por ahora, la fundación Terminal Terrestre mencionó que solo se mantendrán operativos los ingresos peatonales y el servicio de taxis autorizados.

“Se informará oportunamente cuando el servicio se restablezca”, se detalló en un comunicado, luego de los hechos de violencia suscitados de forma consecutiva en el vecino cantón de Durán.

Por ahora, las operaciones en la terminal terrestre principal de Guayaquil se mantiene con normalidad siguiendo los horarios de toque de queda establecido en la declaratoria de estado de excepción.

GASOLINERAS

Como una situación insostenible califican los distribuidores de combustibles las circunstancias de las gasolineras en Guayas, Esmeraldas y Santo Domingo de los Tsáchilas, donde hasta el momento se cuentan ocho atentados con artefactos explosivos.

Las estaciones de servicios junto a las Unidades de Policía Comunitaria (UPC) han sido los blancos predilectos de los delincuentes.

Iván Casanova, vicepresidente de la Cámara Nacional de Distribuidores de Derivados del Petróleo del Ecuador (CAMDDEPE), insiste al Gobierno en que militarice las gasolineras de las tres provincias afectadas, pedido que expuso desde el 1 de noviembre pasado, pero lamentó que hasta la fecha no ha tenido respuesta y los ataques continúan en las gasolineras.

“Unas gasolineras ya han venido cerrando (por los atentados)”, sostuvo Casanova, sin detallar cuántas han dejado de atender, no obstante advirtió que estos cierres agravan más la situación que las estaciones ya venían presentando por los bajos márgenes de utilidad. Añadió que además las estaciones han reducido su horario de atención por el toque de queda y solo atienden hasta las 21:00.

Desesperado el dirigente aseguró que pueden esperar máximo hasta el sábado una respuesta del Gobierno, pues aseguran que de no lograr la presencia militar en las estaciones deberán forzosamente empezar a cerrarlas para precautelar la integridad de los clientes.

“Estamos insistiendo al Ministro del Interior que necesitamos militarizar las gasolineras, pero no nos toman en cuenta en esta petición que es muy difícil. Le hemos dicho que estaremos obligados a cerrar por el asunto de poder proteger a los usuarios”, sostuvo Casanova. (DIARIO CORREO)