¡Murió apuñalado en un terreno baldío!

Sentado y con varias heridas en su cuerpo producto de apuñalamiento, así fue encontrado Julio César Ibáñez Ramón de aproximadamente 22 años de edad, quien estaba sin vida en medio de la maleza, en un terreno baldío de las calles Décima Norte y Circunvalación Norte, en Machala.

El hallazgo ocurrió alrededor de las 07:40 de este sábado 19 de noviembre de 2022, cuando un ciudadano estaba merodeando por el sector y se llevó la sorpresa de encontrar a un hombre sentado, al acercarse, vio que estaba emanando abundante sangre, por lo que inmediatamente alertó al Ecu 911, quien coordinó con personal de la Policía Nacional para que realicen el procedimiento de ley.

Según los moradores de ese sector, al muchacho, frecuentemente lo veían por las calles y pasaba por el terreno baldío, era un consumidor de sustancias sujetas a fiscalización, por lo que la policía cree que esa sería una de las causas por la que fue encontrado sin vida.

Se presume que hubo una riña entre consumidores y uno de ellos lo atacó con cuchillo, tenía al menos cuatro heridas de arma blanca una de ellas en el pecho que lo mató.

“Hay dos muertos en la maleza”, decía la gente que se aglomeró en los alrededores del terreno, ellos mencionaron que había dos cuerpos, pues, cerca del cadáver de Ibáñez, estaba un bulto que, al revisarlo, simplemente se trataba de basura.

“Era un muchacho tranquilo, no le hacía daño a nadie, tenía su vicio, pero no era para que lo maten de esa manera”, dijo uno de los moradores de ese sector, quienes prefirieron omitir su nombre.

Al sitio llegó personal de la Dirección de Muertes Violentas (Dinased) y Criminalística, quienes indagaron la escena del crimen para encontrar indicios, luego arribó el carro de Medicinal Legal para trasladar el cuerpo al Centro Forense de la ciudad de Machala.

Con esta nueva muerte violenta, la provincia de El Oro se acerca a los 270 fallecidos de manera violenta, una cifra que nunca se había registrado en la historia de la provincia, por lo que este 2022 apunta a ser el año más violento de su historia.

Los moradores piden que se intervenga de inmediato el terreno, donde ante funcionaba la escuela de sordo-mudo y fue demolida, convirtiéndose en una guarida para los antisociales y para cometer actos ilícitos. (DIARIO CORREO)