Fiscalía procesa a 2 personas por presunto secuestro extorsivo de un ciudadano chileno

Guayaquil (Guayas).- Luego de la denuncia del presunto secuestro de un ciudadano chileno –por cuya liberación se exigía 100.000 dólares–, la Fiscalía General del Estado y la Policía Nacional emprendieron acciones para dar con el paradero de la víctima y de sus presuntos captores.

El sábado pasado en horas de la noche, agentes encubiertos de la Policía ubicaron a Elvia S. V. en el sector de la Av. Pedro Menéndez. Ella se identificó como la pareja sentimental de quien podría tener información relacionada con el hecho investigado. Los datos que proporcionó contribuyeron a la aprehensión –minutos más tarde– de Jonathan O. M., quién reconoció ser la persona que –a través de llamadas– se encargaba de negociar el rescate con la familia de la víctima. Además, conocía el lugar en que tenían en cautiverio al hombre secuestrado.

La esposa de Luis T., de nacionalidad chilena, recibió una llamada en la que se señalaba el lugar el hombre fue liberado.

A los detenidos se les encontraron dos teléfonos celulares en su poder, que fueron ingresados en cadena de custodia y serán sometidos a las pericias correspondientes.

En audiencia de calificación de flagrancia y formulación de cargos, Fiscalía presentó varios elementos de convicción, como la denuncia, el parte policial de aprehensión, el acta de indicios encontrados, el informe de reconocimiento médico de la víctima, entre otros.

Con base en estos elementos, el Juez de turno acogió el pedido fundamentado de Fiscalía y dictó prisión preventiva para Jonathan O. M., mientras que para Elvia S. V. se dictaron medidas alternativas.
La instrucción fiscal tendrá una duración de treinta días.

Los hechos

Según la investigación de Fiscalía, el 29 de noviembre de 2022 –aproximadamente a las 18:00–, Luis T., de nacionalidad chilena, fue interceptado por varios sujetos desconocidos mientras paseaba a su perro en la urbanización donde residía.

Bajo amenazas y portando armas de fuego, los agresores lo habrían conducido –en contra de su voluntad– con rumbo desconocido a bordo de un vehículo negro.

La víctima permaneció desde entonces en una vivienda, donde fue golpeado y torturado. Incluso le mutilaron dos dedos de la mano izquierda, hasta la noche del 3 de diciembre de 2022, cuando fue liberado. (FGE)