Lo que se sabe (y las incógnitas) sobre la joven secuestrada y agredida sexualmente en una cabaña en un bosque de Terrassa

Una joven permaneció presuntamente secuestrada en una cabaña donde sufría agresiones sexuales desde finales de noviembre hasta ayer martes, cuando la liberaron sobre las 13 horas los Mossos d’Esquadra, que detuvieron al raptor. La choza estaba en una zona boscosa del municipio barcelonés de Terrassa. Esto es lo que se conoce hasta ahora sobre el caso:

¿Cuándo se inició la investigación?

Los Mossos, han explicado este miércoles fuentes del cuerpo policial a 20minutos.es, iniciaron la investigación el lunes, cuando alguien les alertó de que la joven podía estar secuestrada. Ese día, no la encontraron.

¿Qué ayudó a los agentes a localizar ayer martes a la víctima?

Este martes, han explicado las mismas fuentes, una persona «del entorno» de la víctima acudió a la comisaría de los Mossos con «nueva información» sobre la posible ubicación de la zona donde podía estar secuestrada y sobre el posible secuestrador. También interpuso una denuncia.

Según ha publicado ‘El Periódico’, fue la madre de la joven la que aportó estas pistas, después de que su hija lograra contactar con ella por Whatsapp.

¿Qué se sabe del raptor?

El secuestrador era el exnovio de la joven, también según ‘El Periódico’. Desde los Mossos han contado que tiene 35 años y una cincuentena de antecedentes policiales. La policía catalana le acusa de detención ilegal, agresiones sexuales, amenazas y lesiones.

¿Cómo encontraron la cabaña los agentes?

Los efectivos de los Mossos, con las indicaciones que les dio la madre de la joven, se dirigieron hacia una zona boscosa de Terrassa en el núcleo urbano de Les Fonts. ‘La Vanguardia’ ha explicado que varias patrullas estuvieron buscando por el área, hasta dar con una cabaña «con perros en la entrada y con incidios de que podía haber gente en su interior». Dentro localizaron a la chica y al presunto agresor.

¿Qué contó la joven a los Mossos?

Cuando los agentes encontraron a la joven, ha publicado también ‘La Vanguardia’, les explicó que durante el tiempo en que estuvo secuestrada «fue amenazada con un arma de fuego para mantener relaciones sexuales» y «recibió amenazas y sufrió lesiones». También contó «que el hombre había lanzado el arma en la parte trasera de la caseta, aunque los Mossos no la han localizado».

¿Cómo actuaron los Mossos con víctima y agresor?

La joven, tras ser liberada, fue trasladada a un centro hospitalario para su reconocimiento. Tras quedar arrestado, el presunto agresor «pasará a disposición judicial seguramente mañana jueves», han indicado fuentes de los Mossos.

¿Qué está pendiente de resolver?

Se desconoce, por el momento, por qué nadie denunció el presunto secuestro hasta esta semana, y está por confirmar si el raptor fue exnovio de la víctima. 

Fuente: 20minutos.es