¿Hay una mafia de corrupción en el HTD?

Dos personas que pertenecen al Ministerio de Salud Pública, llegaron a Diario Correo para romper el silencio y revelar lo que está sucediendo al interior del Hospital Teófilo Dávila (HTD).

Ellos son conocedores del tema, pero, prefirieron omitir su nombre por temor a represalias.

Callaron por muchos meses con la finalidad de no perder sus puestos de trabajo, pero ahora que ya hay una denuncia en firme ante la Fiscalía General del Estado, deciden hablar ante la presunta prepotencia e insultos de parte de quien fuera gerente de la principal casa de salud de los machaleños, Daniel Calle Loffredo

PRIMER TESTIMONIO

“Con esto que voy a decir quiero dejar un precedente para que no haya este tipo de personas que llegan a dirigir un hospital y no son un puente entre la sociedad y el personal médico. Yo fui víctima de malos tratos, me insultó, gritó, insultaba a los machaleños, me insinuaba a que yo tomé decisiones para algún beneficio hacia él. Nunca me hablaba directamente, él hacía creer que todo lo que estaba haciendo era por un bienestar para el hospital, pero nos dimos cuenta de que solo quería manipular para tener el control. Tuvo la injerencia de cambiar a personas de los puestos, porque él quería tener funcionarios que le sean puente para los procesos administrativos que quería recibir”, dijo.

Continuó, diciendo que cuando Calle Loffredo fue posesionado como Gerente, trajo desde Guayaquil a tres personas para que lleguen a ocupar puestos claves, esos puestos son: Compras Públicas, Talento Humano y a la Jefa Administrativa. “Son puestos estratégicos para cualquier actividad ilícita. Yo vi una fotografía recientemente, cuando lo posesionaron al Dr. Álvaro Calle y en esa está la jefa Financiera Administrativa”, dijo, dando a entender que aún continúa gente de confianza del exgerente, ahora denunciado.

Dijo que al interior del HTD, existe un grupo de médicos, enfermeras y sindicalistas, que tiene un cierto poder en la casa de salud. Reveló que dentro del hospital existen mafias, “son personas que alteran, interrumpen o modifican cualquier cosa que esté relacionado con la operatividad del hospital. El resultado es desprestigiar a los principales del hospital.

La fuente dijo que si la Fiscalía y Contraloría revisan todos los procesos, están seguros que se van a encontrar con algunas irregularidades.

Dijo que en El Oro existen profesionales formados con la capacidad de dirigir un hospital. Yo me pregunto: ¿Cómo es posible que un gerente venga (de Guayaquil) a trabajar a El Oro por un sueldo de 3 mil dólares?, vivir aquí dejando a su familia allá. Creo que la pregunta es obvia.

Los directores en puestos estratégicos que llegaron con el Gerente, percibían un sueldo de unos 1.600 dólares. “Ellos que eran de Guayaquil tenían a sus hijos en escuelas particulares, pagaban arriendo, yo me pregunto: ¿Cómo solventaban esos gastos? Obviamente había una mafia detrás de esto”, finalizó.

SEGUNDO TESTIMONIO

En un segundo testimonio de personas que vivieron presuntos maltratos por parte del exgerente y que decidieron romper el silencio, acudiendo a este medio de comunicación, se dijo que los problemas e insultos se dieron a los pocos meses de que Calle Loffredo esté posesionado.

“Cuando él agarró confianza, empezaron los insultos a las personas que no querían estar de su lado”, dijo la fuente quien vivió de cerca la administración del exgerente.

Aseguró que él preguntaba a cada una de las personas: ¿Estás conmigo o no estás conmigo? Y si alguien le decía que no, venían los insultos y maltratos. “Él siempre se metía con el personal, hasta con los chicos de limpieza, los trataba mal. Cuando alguien le llevaba la contraria le empezaba hacer la vida imposible”, expresó.

Según la fuente, el antiguo administrador de contrato no estaba de acuerdo con algunas cosas que le parecían mal, por ello el exgerente separó del cargo, colocando en el puesto a una persona de su confianza.

“Lo del audio, donde se habla de las máquinas que eran para quirófano, porque endoscopia no está trabajando al 100 %, se trató de pagar algo como nuevo, cuando en realidad era usado”, explicó.

El exgerente tenía un grupo de aliados, eran ellos quienes se quedaban hasta la medianoche para trabajar cuando llegaba algún contrato al hospital.

“El exgerente era muy agresivo, no sabía ser educado, decía malas palabras que no se puede nombrar, él lo que hacía es amedrentar y todas las personas le tenían miedo”, dijo la fuente del Ministerio de Salud Pública. Agregó que los trabajadores del hospital nunca denunciaron por el temor a represalias, sin embargo, vieron una oportunidad ahora de romper el silencio.

“El exgerente decía que la gente de Machala no sirve para nada, que solo los de Guayaquil servían”, afirmó.

Fiscalía pide formulación de cargos por presunto tráfico de influencias contra exgerente del HTD

Para el próximo miércoles 14 de diciembre de 2022 está convocada la audiencia de formulación de cargos en contra del exgerente del Hospital Teófilo Dávila de Machala, Luis Daniel Calle Loffredo, por un presunto delito de tráfico de influencias al interior de la principal casa de salud de la ciudad.

El Fiscal, Tito Espinoza Torres, fue quien solicitó fecha para que se convoque a audiencia de formulación de cargos en contra de ciudadano Calle Loffredo e indicó que dentro de la investigación han aparecido elementos de convicción que hacen presumir la participación en calidad de autor y/o cómplice del delito que se investiga.

Es así que Javier Minchalo Toral, en calidad de Juez Temporal de la Unidad Judicial Penal con sede en el cantón Machala, avocó conocimiento del expediente 07283-2022-02036, dentro de investigacion previa 070101822110560 por un presunto delito de tráfico de influencias.

En la página del Consejo de la Judicatura, se puede leer que la Fiscalía solicitó la fecha el pasado 29 de noviembre para iniciar con la audiencia de formulación de cargos.

La audiencia se realizará el miércoles 14 de diciembre a partir de las 09:00, en la sala 4 de la Corte de Justicia de El Oro.

La Justicia advierte a los defensores privados, que de no comparecer a esta audiencia, se impondrá multa de hasta dos salarios básicos unificados del trabajador en general; de igual manera se advierte a la Fiscalía y Defensoría Pública que él no comparecerá a la audiencia, constituye falta gravísima.

ANTECEDENTES

El pasado 27 de noviembre de este año, el Hospital Teófilo Dávila, HTD, de Machala, fue allanado por supuestos actos de corrupción, en los que estaría involucrado el, ahora, exgerente Daniel Calle Loffredo.

En efecto, a las 22:00, del 26 de noviembre, la Coordinación Zonal Salud 7, del Ministerio de Salud Pública, MSP, posteó un mensaje en el que aseguraba que las actividades en el mencionado Hospital seguían como de manera habitual.

Además, en el post se explica que “ante las supuestas irregularidades ocurridas en el Hospital General Teófilo Dávila de Machala, se solicitará a los organismos de control la revisión de dichos procesos”.

Precisamente, alrededor de las 3 de la mañana del 27 de noviembre, la Fiscalía de El Oro y unidades policiales, ingresaron a la citada casa de salud, la cual para esa hora ya no contaba con gerente, pues a Calle, lo destituyeron, la tarde del sábado, 26 de noviembre.

Durante el accionar dentro del Hospital, el fiscal Tito Espinoza, dejó claro que se trataba de una investigación de oficio, la cual se realizaría, tal cual lo indica la normativa y que, en los próximos días, se tendrán los primeros resultados.

“Por el momento, hemos intervenido en las áreas de quirófano, la gerencia, y el despacho de Contratación Pública” fue lo que puntualizó el fiscal Espinoza.

El exgerente trabajó en el nombrado Hospital de Especialidades Teodoro Maldonado del IESS-Guayaquil, que durante la pandemia presentó variados problemas de corrupción. (DIARIO CORREO)