La tormenta azotó el norte de California, rompiendo diques y dejando a miles de personas sin electricidad

Después de que una poderosa tormenta de Año Nuevo provocó deslizamientos de tierra, apagones y cierres de carreteras en toda California, los residentes hicieron frente a las secuelas el domingo, mientras que los meteorólogos advirtieron de aún más lluvia en los próximos días.

El fuerte viento y el aguacero dejaron a decenas de miles de hogares del norte de California sin electricidad durante gran parte del domingo, mientras que las aguas del río Cosumnes, cerca de Sacramento, alcanzaron niveles récord y causaron estragos tras romper tres diques e inundar la zona.

Inundaciones repentinas en la autopista 99 y otras carreteras al sur de Sacramento sumergieron decenas de coches cerca de Wilton, donde el agua sobrepasó los diques. Equipos de búsqueda y rescate en barcos y helicópteros se apresuraron a recoger a los automovilistas atrapados.

«No quiero usar el término apocalíptico, pero fue feo», dijo por teléfono el portavoz del condado de Sacramento, Matt Robinson, desde un tramo de la autopista 99 que describió como un inmenso lago. «Tenemos muchos coches atrapados».

Las líneas eléctricas caídas y los árboles que se estrellaban contra las casas crearon más problemas, dijo el capitán Parker Wilbourn, del Distrito Metropolitano de Bomberos de Sacramento.

«Fue una noche muy ajetreada», dijo.

El condado advirtió el domingo por la tarde de que las aguas estaban subiendo en torno a la autopista 5, cerca del extremo sur de los suburbios de Sacramento.

A última hora de la tarde, a medida que subían las aguas de los ríos Cosumnes y Mokelumne, las autoridades emitieron una orden de evacuación obligatoria para la comunidad de Point Pleasant, al sur de Elk Grove.

«Por favor, salgan de la zona y de las carreteras mientras todavía haya luz para ver razonablemente cualquier peligro», escribieron las autoridades de Sacramento en un mensaje en Twitter. «Lleve las ‘5 P’ con usted: Personas, Mascotas, Medicinas, Documentos y Fotos».

Se estableció un centro de evacuación en Wackford Center en Bruceville Road en Elk Grove. «Las inundaciones en el área son inminentes», advirtieron las autoridades. «Las aguas de inundación se vuelven increíblemente peligrosas después de la puesta del sol».

Algunos cielos soleados ofrecieron a gran parte del estado un respiro el domingo de los aguaceros, pero otro río atmosférico atravesaba el Pacífico occidental y se disponía a empapar California en los próximos días.

El norte de California se llevó la peor parte del fin de semana. Oakland vivió el sábado su día más lluvioso desde 1970, con 4.75 pulgadas de lluvia. Un deslave al este de Oakland bloqueó parte de la autopista 580.

En San Francisco, cayeron 5,46 pulgadas de lluvia, convirtiendo el sábado en el segundo día más lluvioso de la ciudad en más de 170 años, informó el Servicio Meteorológico Nacional.

La autopista 101 en el sur de San Francisco se cerró por inundación justo cuando los juerguistas de Nochevieja salían a celebrarlo, pero se reabrió unas horas antes de la medianoche.

En la ciudad de Davis, en el norte de California, muchos residentes seguían sin suministro eléctrico después de que los vientos arrancaran árboles la noche anterior. Los residentes se despertaron con cielos azules barridos por el viento, calles bloqueadas por ramas caídas y renos navideños y Papá Noel hinchables esparcidos como juguetes lanzados por un gigante.

En gran parte de la zona, la electricidad seguía cortada, sin que PG&E indicara cuándo podría volver. Algunos residentes inundaron el pequeño centro de la ciudad en busca de una taza de café caliente, una comida caliente o un lugar donde cargar sus teléfonos. Sin embargo, la mayoría de los negocios estaban cerrados por falta de electricidad.

Los pocos que tuvieron la suerte de tener electricidad estaban llenos de gente que hablaba de cuándo volvería la luz y qué hacer hasta que volviera.

«Estamos aquí porque no podemos abrir la nevera», explicó Nancy Gibbs, de 67 años, que estaba con su familia en Burgers and Brew, un restaurante situado junto al Central Park de la ciudad. Dijo que ella y su familia acababan de terminar de cenar la noche anterior cuando se fue la luz.

Mientras que la sequía de California está lejos de terminar, las lluvias que cerraron el 2022 ha permitido que al menos algunos de los principales embalses del estado superen su promedio histórico de suministro de agua.

Las descargas de agua de las presas de Folsom y Nimbus llevaron a los funcionarios de parques estatales a advertir de riesgos de seguridad en el lago Natoma, ya que el rápido aumento de los niveles de agua crea corrientes peligrosamente fuertes.

La tormenta del fin de semana benefició a las estaciones de esquí. Las estaciones de esquí de Mammoth Mountain y Lake Tahoe registraron hasta 42 pulgadas de nieve nueva.

En Los Ángeles, donde llovió intensamente en Nochevieja, los meteorólogos esperan que vuelva a llover el lunes por la tarde o por la noche, seguida de una fuerte tormenta del Pacífico con lluvias torrenciales y fuertes vientos a última hora del miércoles y el jueves.

En las 48 horas anteriores a que dejara de llover el domingo antes del amanecer, cayeron 1,1 pulgadas en el centro de Los Ángeles y 5,7 pulgadas en las montañas de San Gabriel.

Fue una tormenta relativamente cálida, por lo que el nivel de nieve fue en su mayoría alrededor de 7.000 pies, con 3 pulgadas cayendo en Mt. Baldy, dijo David Sweet, meteorólogo del Servicio Meteorológico Nacional en Oxnard.

Una tormenta más débil dejará hasta una pulgada de lluvia en el área de Los Ángeles el lunes por la noche y el martes, dijo, y luego una mucho más fuerte – otro río atmosférico – se espera a finales del miércoles y el jueves.

«Se trata de un sistema extremadamente potente», dijo Sweet.

Se esperan entre 2.5 y 5 pulgadas de lluvia en las zonas más bajas, y entre 5 y 7 pulgadas en las montañas por debajo de la línea de nieve, en torno a los 6.000 pies, dijo.

La tormenta también podría traer vientos de 50 a 70 mph, con ráfagas especialmente fuertes al norte de Los Ángeles.

Este artículo fue publicado por primera vez en Los Angeles Times en Español.

Fuente: MSN Latino