Seis procesados por forzar con explosivos tres cajeros automáticos

Seis personas han sido procesadas en Guayaquil tras haber sido aprehendidas con explosivos y herramientas metálicas usados en el intento de robo en cajeros automáticos.

Estos hombres intentaron forzar tres cajeros automáticos situados al interior de un centro comercial de Guayaquil.

En la audiencia de flagrancia, el fiscal Olmedo Vélez presentó varios elementos de convicción.

Entre ellos el parte informativo y de aprehensión elaborado por la Policía Judicial, y las denuncias de los representantes legales de los bancos afectados.

Asimismo, las evidencias encontradas al interior del vehículo en que se movilizaban los acusados (una moldeadora, una cizalla, barras metálicas, combos, martillos, celulares, radios de comunicación y teléfonos celulares).

El juez de la Unidad de Flagrancia, Marcos Torres, acogió el pedido de Fiscalía y dictó prisión preventiva.

Los detenidos son Jordi P. G., Williams T. V., Ariel M. T., Jackson C. V., Jean S. P. y Luis T. G.

Todo con prisión preventiva “por los delitos de robo con fuerza en las cosas -en grado de tentativa- y uso y tenencia de explosivos, en concurso real de infracciones”, explicó.

La instrucción fiscal durará 30 días.

Según denuncias reservadas, el jueves 29 de diciembre del 2022, varias personas ingresaron al lugar donde ubican tres cajeros automáticos de diferentes entidades bancarias.

Usaron dinamita para forzar cajeros automáticos

Los delincuentes tenían como objetivo violentarlos con el uso de herramientas metálicas.

“Después de varios minutos infructuosos, los presuntos delincuentes utilizaron un explosivo (se presume que era un taco de dinamita), tratando de abrir las seguridades del cajero automático”, dijeron testigos.

El estruendo hizo que se activaran las alarmas de los diferentes locales, confirmó la Fiscalía.

Al no poder cumplir su cometido, los delincuentes decidieron escapar del lugar.

A continuación se registró una persecución y finalmente fueron aprehendidos y requisados, encontrando en su poder las herramientas y parte de los explosivos utilizados en el frustrado atraco.

Fiscalía procesa este caso con base en los artículos 361 (uso y tenencia de explosivos) y 189, segundo inciso (robo con fuerza en las cosas, en grado de tentativa), del Código Orgánico Integral Penal (COIP).

Estos delitos son sancionados con pena privativa de libertad de tres a cinco años y de cinco a siete años, respectivamente. EFE (EL DIARIO)