Sentenciado a 22 años de prisión por matarlo y robarle su camioneta

El Tribunal de Garantías Penales de El Oro, encontró culpable a Jhon Erick Otoya Loor, del delito de robo con resultado de muerte. El hombre recibió 22 años de cárcel el pasado 27 de diciembre de 2022, por haber matado a punta de puñaladas a Roberto Asanza Asanza, de 62 años de edad, quien fue encontrado sin vida en su cama y en estado de descomposición.

El crimen ocurrió en las calles Kléber Franco entre Palmeras y Vela, centro de Machala. Los jueces, además, impusieron una multa de 800 salarios básicos, también como reparación integral a los familiares de la víctima, el pago de 30 mil dólares.

HECHOS

El asesinato ocurrió el pasado 20 de abril de 2021.

Envuelto en una sábana y con varios golpes en la cabeza, así encontró Miguel, a su tío Roberto Asanza, de 62 años edad, quien presuntamente fue asesinado para robarle su camioneta y más enseres que tenía en su cuarto.

Según sus familiares, el último domingo, don Asanza habría estado reunido con personas desconocidas, presuntamente estaban ingiriendo bebidas alcohólicas.

Desde ese día no supieron de él, hasta el martes 20 de abril, cuando un familiar lo encontró envuelto en una sábana, estaba rígido, al parecer tenía 48 horas de muerto, así lo explicó Álvaro Andrade, jefe de Criminalística de El Oro.

El hallazgo sucedió alrededor de las 13:00 en una vivienda ubicada en las calles Kléber Franco y Vela de la ciudad de Machala, provincia de El Oro.

Según su familia, los vecinos explicaron que el móvil de la muerte habría sido el robo, pues no se encontró su camioneta, algunos electrodomésticos y su habitación estaba ‘revuelta’.

“El domingo lo vimos que estaba tomando con unas personas, al parecer eran venezolanos, porque él arrendaba cuartos, desde ese día, recién lo encuentran los familiares”, dijo una de las vecinas, quien conocía al occiso.

El Fiscal Christian Ayala, confirmó que el móvil del crimen es por robo, pues el garaje de la casa estaba abierto y la camioneta del fallecido no se encontraba. “Presumiremos que le pegaron con algún objeto contundente”, explicó.

Tras una rápida visualización al contorno de la cama donde yacía el cadáver y según una de las personas que ingresaron al sitio, en un cuarto contiguo todo estaba en desorden presumiéndose que algo se estuvo buscando, así mismo se observó que faltaba el televisor, entre otras pertenencias.

Más adelante se conoció que no estaba también el vehículo que era del ahora fallecido y que solía permanecer guardado en el garaje de la parte frontal del inmueble.

El Informe Forense de autopsia médico legal se estableció que el occiso presentaba 4 heridas punzo-cortante, una herida en la cara y 3 heridas en el cuello, siendo la causa de la muerte hemorragia aguda externa, laceración de arteria carótida común izquierda consecutivo a herida con instrumento punzo-cortante en el cuello, considerando esta muerte desde el punto de vista médico legal, como violenta. (DIARIO CORREO)