California en alerta por riesgo de deslaves e inundaciones

Bajo aviso de deslaves e inundaciones unos 35 millones de personas, aproximadamente 90 por ciento de población del estado de California. Al menos 14 fallecidos.

Cerca del 10% de la población de todo Estados Unidos está bajo alerta por riesgo de deslaves inundaciones en California y las afectaciones podrían afectar a Oregon.

Amenaza a grandes ciudades como Los Ángeles, San Francisco y Sacramento

Al menos 14 personas han muerto en California por las fuertes tormentas que han provocado inundaciones y deslaves.

Según informaron las autoridades, un niño de 5 años fue arrastrado por las aguas el lunes en la costa central del estado.

Calles y carreteras se convirtieron en ríos desbordados

California inundaciones
CNN

Las calles y carreteras se convirtieron en ríos desbordados, los árboles se desplomaron, el barro se deslizó y los automovilistas se encontraron con retenciones provocadas por los escombros caídos.

Miles sin electricidad en california

Más de 560,000 hogares de California se han quedado sin electricidad debido a lo que el Servicio Meteorológico Nacional de Estados Unidos ha descrito “desfile implacable de ciclones” que proseguirá durante toda la semana.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha declarado la situación de emergencia en el estado y ha destacado la necesidad de “proveer la asistencia necesaria para salvar vidas y proteger la propiedad privada”.

Inundaciones que sumergen casas y coches

Un “río atmosférico” está arrastrando un sinfín de tormentas a partes de California, que han pasado de la sequía extrema a la saturación de suelos y ríos, con inundaciones que sumergen casas y coches y solo dejan agua a la vista.

En áreas como el condado de Santa Cruz, al sur del área de la bahía de San Francisco, las evacuaciones no paran después de que el río San Lorenzo se desbordara, y un niño ha desaparecido en las inundaciones cerca de Paso Robles, que se encuentra en el condado de San Luis Obispo.

Miles de desalojos ante amenaza de deslaves e inundaciones

El sheriff del condado de Santa Bárbara, Bill Brown, dijo que la decisión de evacuar a casi 10,000 personas se “basó en el continuo alto índice de precipitaciones sin indicios de que eso vaya a cambiar antes del anochecer.” Los arroyos estaban desbordados y muchas carreteras inundadas.

El aeropuerto de Santa Bárbara se ha cerrado hasta nuevo aviso. Algunas regiones han recibido más de 200 litros por metro cuadrado en las últimas horas. La situación es desesperante.

El Servicio Meteorológico Nacional ha afirmado que las tormentas, que han dejado a 100,000 personas sin electricidad en el condado de Sacramento, podrían empeorar el martes, por lo que California atraviesa su momento más crítico.

En la costa, se emitieron órdenes de evacuación en el condado de Santa Cruz para unos 32,000 residentes que vivían cerca de ríos y arroyos crecidos por las lluvias. El río San Lorenzo fue declarado en nivel de inundación, y las imágenes de drones mostraron numerosas casas asentadas en aguas marrones fangosas, asomando las mitades superiores de los coches.

Desfile incesante de ríos atmosféricos

El Servicio Meteorológico Nacional advirtió de un “desfile incesante de ríos atmosféricos”, largas columnas de humedad que se extienden hacia el Pacífico y pueden dejar caer cantidades asombrosas de lluvia y nieve. Las precipitaciones previstas para los próximos dos días se producen después de que las tormentas de la semana pasada dejaran sin suministro eléctrico, inundaran las calles y azotaran la costa.

El servicio meteorológico emitió una alerta de inundación para una gran parte del norte y centro de California, con 6 a 12 pulgadas (15 a 30 centímetros) de lluvia prevista hasta el miércoles en las estribaciones ya saturadas de la zona de Sacramento.

En la zona de Los Ángeles, se preveían hasta 20 centímetros de lluvia en las estribaciones este martes. También se esperaba un fuerte oleaje.

Gran parte de California sigue en sequía severa a extrema, aunque las tormentas han ayudado a llenar los embalses agotados.

Lluvias torrenciales, inundaciones generalizadas, aumentos rápidos del nivel del agua, deslizamientos de tierra con posibles flujos de escombros, fuertes nevadas en las montañas y ráfagas de viento fuerte siguen siendo amenazas” para el estado, agregó el servicio.

Fuente: Azteca Noticias