“Está creando un problema”: la Casa Blanca critica respuesta del gobernador DeSantis ante creciente llegada de balseros

La Casa Blanca rechaza el uso de las fuerzas del orden y la Guardia Nacional por parte del gobernador republicano Ron DeSantis, ante la llegada incesante de balseros, principalmente de Cuba y Haití a las costas de Florida.

La decisión del gobernador de Florida, Ron DeSantis, de activar a la Guardia Nacional ante la llegada de centenares de balseros cubanos y haitianos, recibió este miércoles las críticas de la Casa Blanca, que acusó al republicano de no buscar una auténtica solución a la crisis.

“Lo hemos denunciado una y otra vez, y lo continuaremos haciendo. Él no está tratando de solucionar el problema, realmente está creando un problema”, dijo la portavoz de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, en intercambio con reporteros.

Los señalamientos del Ejecutivo aparecen tras la Orden Ejecutiva 23-03 sobre Gestión de Emergencias – Migración Ilegal, firmada el pasado viernes por el gobernador DeSantis, que busca destinar recursos a las agencias estatales ante “la alarmante afluencia de migrantes” llegados a las aguas de Florida.

“A medida que los impactos negativos de las políticas de inmigración sin ley de Biden continúan sin disminuir, la carga del fracaso de su administración recae en las fuerzas del orden locales que carecen de los recursos para enfrentar la crisis”, manifestó el gobernador en un comunicado de prensa.

Por su parte, Jean-Pierre calificó de meras «maniobras políticas» las acciones del gobernador. “Hemos visto al gobernador DeSantis realizar maniobras políticas como el percibe la solución de este problema desde Florida. Estamos hablando de personas que vienen de países que están lidiando con crisis políticas, personas que están tratando de solicitar asilo, y él los trata como peones”, apuntó.

El presidente Joe Biden hizo del tema migratorio una de sus banderas de campañaen su camino a la Casa Blanca y al llegar al cargo en enero de 2020 puso a la vicepresidenta Kamal Harris al frente de la gestión migratoria.

La afluencia de miles de inmigrantes por la frontera sur, y últimamente en frágiles embarcaciones por las cosas de Florida -fundamentalmente provenientes de Cuba, y Haití- ha enrumbado las críticas de los republicanos hacia la gestión de Biden, acusándole de mantener una política de “fronteras abiertas”.

Desde el fin de semana más de 460 balseros cubanos fueron devueltos a la isla por parte de la Guardia Costera de EEUU, ratificando así las advertencias de las autoridades de que no hagan la peligrosa travesía.

“Que las personas no se lancen al mar en estas hazañas para entrar de forma ilegal porque igual, si la Guardia Costera los intercepta, van a ser rescatados y repatriados”, dijo en conversación con la Voz de América Hansel Pintos, quien funge como portavoz de los guardacostas estadounidenses.

[Los periodistas de la Voz de América, Yeny García y Luis Felipe Rojas, desde Miami, contribuyeron a este reporte]

Fuente: Voz de América